Chinches “atacan” de nuevo… ahora viajan en el tren R

Las autoridades confirman que tres vagones de esta línea fueron retirados de servicio

Chinches “atacan” de nuevo… ahora viajan en el tren R
Tres vagones del tren R se pusieron fuera de servicio desde el pasado 3 de septiembre.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Nueva York — Las voraces chiches lograron burlar el esfuerzo de la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) por mantenerlas a raya y ahora conviven con los pasajeros en trenes de la línea R.

Luego de que empleados de la MTA se quejaran de la presencia de las pequeñas ‘chupasangre’, tres vagones del tren R se pusieron fuera de servicio desde el pasado 3 de septiembre para su inspección.

A principios de agosto el tren N también fue noticia por la presencia de estos insectos, lo que de inmediato puso en alerta a los usuarios que expresaron su temor de que esto pudiera provocar una infestación en sus hogares, si la plaga era transportada en objetos y ropa, luego de que hayan usado el metro.


Lee también:

Conductor de un tren N es “atacado” por chinches

¿Cómo llegaron las chinches al tren N?

Medida obligaría a la MTA a alertar a usuarios sobre chinches en trenes


Un conductor reportó haber sido mordido por las chinches durante el trayecto del tren N en dirección a Coney Island. Tras la queja, el sindicato de trabajadores del transporte Unión Local 100 ordenó que se fumigaran las instalaciones de esa línea, incluyendo las dependencias donde los conductores, maquinistas y mecánicos del tren N descansan después de sus jornadas de trabajo.

El asambleísta William Colton y el concejal Mark Treyger exigieron a la MTA que avise a pasajeros de trenes y autobuses dentro de las 24 horas inmediatas después de descubrirse las chinches.

Medios locales reportaron que en agosto se registraron 21 avistamientos -la mayoría en las sillas acolchonadas de los conductores y operadores- de los diminutos insectos en trenes de las líneas L, N, Q, A, 3, 4, 5 y 6.

“La MTA está perdiendo la guerra contras las chinches”, dijo a la prensa Joe Costales, presidente del sindicato de trabajadores del transporte, pero la MTA insiste en tener a la chiches bajo control.