La telenovela hoy:

Expertos hablan sobre la evolución de este género y analizan el estado actual de las series tan populares entre los hispanos
La telenovela hoy:
El senor de los cielos
Foto: Fotos archivo

@MarthaSarabiaLA

Primera entrega de una serie de tres donde se analizará el estado actual de la telenovela, sus influencias, sus retos y su futuro. La serie continuará el lunes y el martes próximos y también podrá ser leída online en nuestra página web.

La cenicienta ha dejado de llorar por su rico príncipe azul y ahora ella se defiende sola, mata y hasta trafica drogas.

Esto ocurre en muchas telelenovelas actuales, que han pasado por un proceso de cambios donde los personajes recurrentes han dejado de ser los típicos.

Siguen habiendo telenovelas tradicionales pero también hay subgéneros como las narconovelas y hasta híbridos. La variedad existe desde hace por lo menos dos décadas. Y sucede porque la telenovela es un género comercial y como todo lo que pasa con la cultura popular, si tiene éxito comercial, se repite el modelo. Y eso es lo que ha pasado con las narconovelas”, dijo Carolina Acosta-Alzuru, catedrática de la Universidad de Georgia.

Para su colega en la Universidad de Colima, Ana Bertha Uribe Alvarado, “la evolución está en la incursión de problemáticas actuales que hace que el género de la novela rosa cambie. Pero la historia de amor no puede faltar“. “La realidad de los mexicanos tiene que ver con la violencia. Y la telenovela es ficción y queremos escapar a una realidad ficcional”, aseguró la autora de Mi México imaginado; Telenovelas, televisión y migrantes.

Esta transición, aseguró Acosta-Alzuru, ha sido “más lenta en Estados Unidos porque la gran mayoría de las telenovelas que se pasan aquí vienen de Televisa y esa empresa invierte mucho dinero en las novelas rosas y le va muy bien”.

Esto a pesar de que Telemundo, — cuyo vocero no estuvo disponible para hablar al respecto con este diario —, está enfocado en producir telenovelas de narcotráfico y misterio que han contribuido a mayores niveles de sintonía como ocurrió con La Reina del Sur y actualmente con El Señor de los Cielos, la cual ha sido más vista durante las últimas dos semanas que La malquerida de Univision.

Televisa, por su parte, reconoce la necesidad de renovarse.

Las telenovelas reflejan la vida cotidiana. Antes el malo era malo, malo y las protagonistas eran mujeres que sufrían y ya no. Este es un género global que ha ido en continuo cambio y cada vez hay más países produciendo telenovelas. Nos hemos retroalimentado [con otros países] y también exige mayor competencia”, aseguró Rosy Ocampo, productora de telenovelas mexicanas como La fea más bella y Qué pobres tan ricos, que han sido adaptadas de producciones colombianas.

La también directora de innovación de Televisa respondió que el objetivo de la empresa no es enfocarse en el narcotráfico, aunque sea un tema vigente.

“La guerra contra el narcotráfico es muy relevante en México y Colombia. En ciertas novelas, sí tratan este tema pero no como tema central… Me interesa más tocar temáticas familias que del narco”, aseguró.

“Televisa hace tanto remakes como historias originales. Es más complicado hacer historias original y al público le gusta ver los remakes como lo ha comprobado La gata y Corazón indomable”, añadió.

La tendencia de aludir a la comicidad, que inició Betty la fea, es también actual, y funciona en este país, debido a que los mexicanos son el mayor consumidor y estas historias están dirigidas a ellos, explicó Acosta-Alzuru. Este es el caso de Mi corazón es tuyo, que trasmite Univision, así como la reciente concluida Marido en alquiler de Telemundo.

Estos cambios también han creado una oferta más variada a la hora de encender el televisor en horario estelar.

“Ahora hay varios protagonistas a la vez, la protagonista no es necesariamente pobre. Y tiene la historia de amor y temas socioculturales y políticos”, aseguró Acosta-Alzuru.

Para la experimentada actriz Rebecca Jones, esta evolución es beneficiosa para la industria.

“Es bueno tener historias nuevas, diferentes y atrevidas… A los espectadores, y yo me incluyo, siempre nos gusta ver historias de cosas y mundos que no conocemos. Y creo que en ese sentido es válido. El público adora esas escenas de sexo y violencia que puede haber en historias actuales y está bien siempre y cuando sean contadas con gusto y credibilidad”, aseguró la actriz que por años laboró con Televisa pero ahora es parte de Telemundo