La mayor banquera del mundo

Ana Patricia Botín toma el timón del Banco Santander tras el fallecimiento de su padre

Ana Patricia Botín.
Ana Patricia Botín.
Foto: EFE

Nueva presidenta de Banco Santander, uno de los mayores del mundo.

Bisnieta, nieta, hija de banqueros.

Casada y madre de tres hijos.

La revista BloombergBusinessweek ha publicado en internet un artículo sobre las 50 personas más influyentes en el mundo de las finanzas. Entre ellas está la española Ana Patricia Botín por su posición favorable para dirigir el Banco Santander.

Y así ha sido.

Su padre y presidente del Banco Santander, Emilio Botín, falleció la semana pasada a los 79 años y el consejo del Banco aprobó el nombramiento de esta mujer, la mayor de los hijos del banquero, para ocupar su puesto. Hasta entonces estaba a cargo de la filial británica de este banco que el año pasado estaba en el puesto 76 de la clasificación de 500 mayores empresas del mundo de Fortune.

Botín será la primera mujer en presidir uno de los primeros bancos mundiales y es una de las apenas seis mujeres que dirigen las 100 mayores empresas del mundo, entre ellas Mary Barra de General Motors y Ginni Rometty de IBM.

La española Ana Patricia Botin-Sanz de Sautuola y O’Shea, de 53 años, pertenece a una dinastía de banqueros, algo ya poco frecuente y no bien visto por los reguladores. Llega al cargo tras una meticulosa formación y una intensa carrera en el sector donde es conocida, al igual que en España, simplemente como Ana Patricia. Sin apellido.

Estudió economía en Bryn Mawr en Pensilvania, y Harvard. Cómoda en varios idiomas, Botín empezó trabajando en J.P. Morgan antes de incorporarse a la entidad que ha gestionado su familia desde principios del siglo XX. Estuvo a cargo del incipiente negocio de banca de inversión en Latino América.

En 1999 en una entrevista dio la impresión de ser la heredera de su padre al frente del banco y este le pidió que dejara el banco, algo que hizo para volver tras unos años.

En el Reino Unido consiguió ser una de las mujeres más poderosas tras la Reina. Elegante pero discreta, se le reconoce un fuerte dinamismo, como a su padre, y quienes han trabajado con ella afirman que tiene una capacidad de liderazgo y devoción por el banco.

A Time le dijo hace 10 años que ella ha empezado desde abajo y no le han dado nada. No obstante, el hecho de que sea la hija de Botín pesa en su contra y en España ya se han leído críticas por ello. Pese a todo, muchos banqueros de todo el mundo le han reconocido ya sus méritos como Ana Patricia