Último llamado para víctimas de fraude migratorio

Piden que presenten sus reclamos antes que venza plazo el 23 de octubre

Carlos Salazar es un migrante de México por quien varios grupos de Derechos para inmigrantes están uniendo sus fuerzas para que le reembolsen su dinero por la negligencia de la Organización de Servicios Migratorios de NYC.
Carlos Salazar es un migrante de México por quien varios grupos de Derechos para inmigrantes están uniendo sus fuerzas para que le reembolsen su dinero por la negligencia de la Organización de Servicios Migratorios de NYC.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Desde que llegó a Estados Unidos desde su natal México en 1991, Carlos Salazar (44) pagó miles de dólares duramente obtenidos con su trabajo de electricista para conseguir la anhelada Green Card, sólo para ver su confianza traicionada y sus ahorros evaporados.

“Me gasté $25,000 en promesas que nunca cumplieron”, afirmó Salazar a EL DIARIO.

Los responsables de la estafa fueron la Fundación Internacional del Inmigrante (IIF, por su sigla en inglés) y la Asociación Profesional Internacional (IPA), organizaciones sin fines de lucro dirigidas por el argentino Eduardo Juárez-Pagliocco.

“Confié en ellos porque necesitaba los papeles para viajar a mi país y estar con mis papás, a los que no vi en 20 años,” aseguró Salazar entre lágrimas.

Como él, más de mil inmigrantes que fueron víctimas de dichas organizaciones han solicitado una indemnización, pero según los administradores del fondo de restitución, el número total de perjudicados ascendería hasta 18,000.


LEA MÁS SOBRE LOS MIGRANTES ESTAFADOS

Migrantes estafados podrán reclamar sus pérdidas millonarias

FBI descarta crimen organizado en estafas a niños migrantes

Recuperan fondos compensaciones de mexicanos


Y se les acaba el tiempo si quieren recuperar su dinero: el 23 de octubre vence el plazo para que los que alguna vez solicitaron servicios de inmigración de IIF e IPA presenten su solicitud de indemnización. Pueden hacerlo aún cuando estas organizaciones les consiguieran los papeles.

La fiscalía del estado de Nueva York comenzó a investigarlas a finales de la década pasada y halló que cobraban tarifas excesivamente elevadas, violando la ley y su condición de organizaciones sin fines de lucro.

La oficina del entonces fiscal general Andrew Cuomo llegó a un acuerdo con Juárez, por el que se destinaron $2.2 millones para indemnizar a todo aquel que alguna vez solicitó sus servicios.

Se calcula que en el 90% de los casos eran inmigrantes hispanos.

“Hay todavía demasiados inmigrantes que no saben de la existencia de este fondo o que tienen miedo o vergüenza de presentar la reclamación, pero deben hacerlo porque se merecen el dinero”, dijo Yisroel Schulman, presidente del Grupo de Asistencia Legal de Nueva York (NYLAG), organización designada por la fiscalía para administrar el fondo de restitución.

NYLAG intercedió en el caso de Salazar, que pudo conseguir por fin la Green Card. Esto le permitió visitar a su padre justo antes de que muriera. “Pude por lo menos despedirme de él”, dice emocionado. “Ahora seguiré en este país con mi mujer y mis hijos, pero me ha costado mucha lucha“.

Entre los perjudicados que ya han presentado la solicitud está la hondureña María Mejía (53), quien en 2005 consiguió un visado temporal a través de IIF para trabajar en una parroquia de Brooklyn previo pago de $20,000. La organización luego le pidió más dinero para conseguirle el visado permanente, para el que reunía todos los requisitos, pero finalmente se desentendieron de su caso.

“Cada vez que iba hablar con ellos, me pedían más y más dinero, porque me decían que el proceso era complicado”, relató Mejía. “Yo estaba desesperada, porque también quería traer a mi hijo ya que tenía miedo que fuera víctima de la violencia en mi país. Sufrí durante años”.

Su historia tiene final feliz, porque su hijo Allan (25) pudo por fin establecerse en Nueva York con los papeles regularizados gracias a la asistencia de los abogados de NYLAG, y ahora estudia en la universidad.

“Todo el dinero que pueda recuperar será bienvenido, pero la mejor restitución es tener aquí por fin a mi hijo”, dijo Mejía

La solicitud de reclamación se puede presentar en solo unos minutos a través de internet o por teléfono, y toda la información que se proporcione es confidencial, afirma NYLAG. El estatus migratorio tampoco condiciona a la hora de recibir las restituciones.

Tras el vencimiento del plazo de solicitud el 23 de octubre, NYLAG comenzará a revisar las reclamaciones caso por caso para determinar la cuantía en indemnizaciones que le corresponde a cada víctima.