Un ligero alivio para los hogares latinos

El promedio de ingresos de esta comunidad sube un 3.5%

El promedio de los ingresos en EE UU no se ha recuperado tras la recesión.
El promedio de los ingresos en EE UU no se ha recuperado tras la recesión.
Foto: Shutterstock

En esta lenta recuperación los hogares latinos han podido notar un pequeño alivio. El promedio de ingresos reales de los latinos en 2013 fue de $40,963, un 3.5% mayor, según las cifras del Censo que se dieron a conocer ayer.

La latina ha sido la única comunidad que ha registrado un aumento estadísticamente significativo en sus ingresos ya que el resto apenas han logrado aumentar lo que se embolsa debido al estancamiento de años en los salarios.

Pero no es momento para celebrar el pequeño avance. Los latinos siguen teniendo ingresos por debajo del promedio general en EE. UU. que el año pasado fue de $51,939 (apenas un 0.3% más que el anterior).

Las cifras sobre “Ingresos, Pobreza en EE UU”, dados a conocer ayer por el Censo ofrecen una radiografía de la población que muestra que a pesar de que la recuperación tras la Gran Recesión lleva cuatro años en marcha la mayor parte de la población aún tiene que notar la mejora ya que el dinero del que disponen está muy por debajo de lo que llegaron a tener en la primera década de este siglo.

Y eso también atañe a los latinos por que el ligero alivio del año pasado se desvanece al considerarse que en el mejor momento, en el año 2000, los ingresos promedios eran casi $4,000 más. En 13 años la pérdida ha sido del 8.7% para los latinos y para el resto.

Los datos del Censo reflejan además que se mantiene el incremento de la desigualdad y que el estancamiento económico en los hogares y el impacto de la recuperación depende del tipo de hogar del que se hable.

Los ingresos medios de los más pobres han caído un 16% desde 1999 mientras que los más ricos apenas notaron un 2% de caída.

El índice Gini, que mide la desigualdad (0 representa igualdad perfecta y 1 desigualdad pura) está en 0.476, casi igual que el año pasado pero muy alto desde una perspectiva histórica (se disparó en los ochenta y más desde la Recesión).

El mejor dato que ofreció el Censo fue que por primera vez desde 2006 ha descendido la tasa de pobreza. Apenas medio punto porcentual hasta 14.5%. En el caso de los latinos, la mejora ha sido más notable —dentro de una peor situación de partida—, pues se ha pasado de 25.6% a 23.5%.

Parte de la mejora ha sido por el aumento de personas que han encontrado empleo a tiempo completo. En particular, ha habido un aumento del empleo entre adultos con niños lo que ha permitido que haya menos niños pobres por primera vez desde 2000