Refuerzan lucha contra fraudes migratorios en NY

Gobierno estatal lanza una campaña para alertar a los recién llegados sobre los posibles fraudes
Refuerzan lucha contra fraudes migratorios en NY
La campaña es en varios idiomas, incluido el español.
Foto: Humberto Arellano / El Diario

Nueva York – El Gobierno estatal de Nueva York está intensificando sus esfuerzos para combatir el fraude migratorio a través de una campaña de concienciación, una nueva legislación para acabar con los estafadores y una líneas directas (1-800-566-7636) de ayuda a las víctimas.

La Oficina del Estado de Nueva York para los Nuevos Estadounidenses (New York State Office for New Americans) organizó este jueves un acto para promocionar una legislación que firmó recientemente el gobernador Andrew Cuomo, que obliga a los proveedores de servicios de inmigración a someterse a requisitos más estrictos para ofrecer asistencia y que aumenta las penas contra los que cometen fraudes.

Esta oficina, que fue creada el año pasado, cuenta además con la línea directa para recoger y canalizar a los organismos apropiados todas las quejas de los inmigrantes que hayan sido estafados por organizaciones que proveen regularización de papeles. La línea (1-800-566-7636), que opera en varios idiomas, incluido el español, ofrece también consejos e información sobre los proveedores de servicios de inmigración que están acreditados por el estado.


Lee también: Último llamado para víctimas de fraude migratorio


“La nueva ley asegura que se coordine el esfuerzo entre todas las fiscalías y las agencias federales, municipales y estatales para perseguir a los estafadores contra los que se hayan recibido quejas”, dijo el secretario del estado de Nueva York, César Perales. “Los inmigrantes contribuyen mucho a nuestro estado y se merecen toda nuestra protección”.

La legislación fortalece las protecciones con requerimientos más estrictos que obliguen a dar servicios traducidos, con un incremento de las penas civiles por violar la ley y prohibiendo el uso de falsos títulos laborales como “abogado especialista en inmigración”, cuando en realidad el profesional no cuenta con las credenciales oficiales. Los fraudes serán penalizados con dos nuevas clases de crímenes: delito grave y delito leve por asistencia migratoria fraudulenta.

Para complementar a la legislación, se ha lanzado una campaña en todo el estado en varios idiomas, incluido el español, para alertar a los recién llegados sobre los posibles fraudes y para animarles a buscar ayuda si creen que han sido víctimas de un fraude migratorio.