Ébola amenaza paz internacional: ONU

La ONU creó una misión especial para combatir la epidemia, cuyas infecciones se han duplicado cada 3 semanas

Personas con síntomas de ébola llegan al hospital John F. Kennedy (JFK) de Monrovia, Liberia.
Personas con síntomas de ébola llegan al hospital John F. Kennedy (JFK) de Monrovia, Liberia.
Foto: EFE / Ahmed Jallanzo

Naciones Unidas – En una acción sin precedentes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) urgió a detener la epidemia de ébola en África que ha causado ya más de 5,000 muertes.

En una sesión histórica, el Consejo de Seguridad de la ONU declaró por primera vez a una epidemia de salud, la del ébola en África occidental, como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

En una resolución aprobada por unanimidad con el mayor número de patrocinadores en la historia, 131 países, el Consejo de Seguridad decidió darle al combate a la epidemia un sentido de urgencia nunca antes visto en este organismo para un tema de salud pública.

Propuesta por Estados Unidos, la resolución determinó “que la expansión sin precedentes del virus del ébola en África constituye una amenaza para la paz y la seguridad internacionales”, en particular para Liberia, Guinea y Sierra Leona.

Expresó que la expansión del virus pone en riesgo los avances en temas de desarrollo y consolidación de la paz en los países afectados, socava su estabilidad y, de no ser contenida, podría “llevar a nuevos casos de disturbios civiles, tensiones sociales y a un deterioro del clima político y de seguridad”.

En la primera sesión de emergencia del Consejo de Seguridad en relación a un tema de salud, este organismo pidió a los Estados miembros de la ONU que redoblen sus esfuerzos de asistencia a las naciones afectadas, tanto en personal como en apoyo material y logístico.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta este jueves se habían registrado 5,335 casos de infecciones de ébola en los tres países más afectados por este virus, así como la muerte de 2,622 personas.

Destacó además que la enfermedad había superado la capacidad de camas para tratamiento de personas infectadas en Sierra Leona, Guinea y Liberia.

En Liberia, hay camas para atender a 240 enfermos, de las 1,210 personas infectadas, en tanto que Sierra Leona sólo tiene capacidad para atender al 25% de los infectados.

En la sesión del Consejo de Seguridad, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunció por ello la creación de la Misión de la ONU para la Respuesta de Emergencia contra el Ébola (UNMEER, por sus siglas en inglés).

La UNMEER operará bajo cinco prioridades: detener el brote del virus, tratar a los infectados, garantizar servicios esenciales para la población, preservar la estabilidad de los países afectados y prevenir futuras epidemias.

La misión aglutinará los esfuerzos de todo el sistema de la ONU, además de que se apoyará en las capacidades de socios internacionales y organismos regionales. Se enfocará, además, en evitar la duplicación de iniciativas y en alinear los objetivos de combate a la epidemia.

Ban recordó que la actual epidemia de ébola, la mayor que el mundo haya visto en la historia, ha causado que las infecciones se dupliquen cada tres semanas, y que tan sólo en Liberia pronto haya más contagiados con este virus que los registrados en las cuatro décadas de existencia de la enfermedad.

Alertó además que la epidemia “está destruyendo los sistema de salud” de los países afectados, y que tan sólo en Liberia más personas están muriendo ya de enfermedades controlables que de ébola dado que los hospitales y servicios de salud están desbordados.

“El virus está tomando también un costo económico. La inflación y los precios de los alimentos están aumentando, los transportes y los servicios sociales están siendo interrumpidos”, enfatizó.

El titular de la ONU lamentó que esta situación crítica sea “especialmente trágica” en los casos de Liberia y Sierra Leona, que apenas hace unos años estaban sumidos en guerras civiles, luego de las que han tenido que hacer grandes esfuerzos para comenzar a recuperarse.