José Pirela

En su estreno, el novato venezolano muestra las credenciales del proyecto de renovación de los Yankees

José Pirela
José Pirela aprovechó de la mejor manera sus turnos al bate frente a los Orioles en el Yankee Stadium.
Foto: GETTY

@NubeUrgiles

José Pirela es un nombre que los seguidores de los Yankees podrían escuchar muy a menudo en el futuro.

Es que el pelotero venezolano de 24 años podría constituirse en el motor ofensivo que los Yankees han carecido, especialmente esta temporada.

Usando el No. 67, como bateador designado y noveno en la alineación, en su debut en Grandes Ligas, Pirela consiguió dos hits y anotó dos veces en la victoria de 5-0 de la novena de El Bronx sobre los Orioles, la noche del lunes.

Nacido el 21 de noviembre de 1989 en Valera, en el estado venezolano de Trujillo, José Manuel Pirela, en su primer turno en las Mayores, en el tercer inning, con la cuenta 1-1, conectó un triple a la pared de left-center field, que impulsó a Ichiro Suzuki para el 1-0 a favor de los Yankees. Luego anotó empujado por Derek Jeter.

En el quinto, Pirela pisó base con sencillo y llegó a ‘home’ gracias otra vez al Capitán, cuyo doblete empujó dos carreras más.

“Esta noche ha sido una bendición para mi”, dijo en el campo de juego a YES, la cadena de los Yankees al final del primero de cuatro juegos con Baltimore. “He estado esperando esta oportunidad y ver que mi sueño se hace realidad es increíble para mi”.

Firmado por los Yankees cuando tenía 17 años, con un bono de $300,000 dólares, Pirela ha pasado ocho temporadas en Ligas Menores.

En la pasada campaña, con el equipo de Triple-A Scranton/Wilkes-Barre, tuvo promedio de bateo de .305, con 21 dobles, 11 triples y 10 jonrones, que le valió para ser parte del equipo de estrellas de la Liga Internacional.

Pero, a pesar de tener buena producción con el bate y su versatilidad para jugar en diferentes posiciones –aunque en los dos años pasados mayormente ha sido usado como segunda base y en el jardín izquierdo— su punto débil ha sido la defensa, según reportes de evaluación.

Quizá por eso Pirela no fue parte del grupo de liga minoristas que los Yankees llamaron a principios de septiembre, cuando se expanden los rosters. El venezolano de 5′ 11″ de estatura y 210 libras, recibió la oportunidad luego que su compatriota Martín Prado se sometió a una cirugía de apendicitis de emergencia la semana pasada y ya no volverá para lo que queda de esta temporada.

“Nunca esperaba esta llamada”, agregó Pirela. “Cuando terminó la temporada, me dijeron tú no vas para Nueva York’. Me sentí un poco triste, pero estoy aquí”.

“Gracias a Dios por darme la oportunidad. También quiero agradecer a los Yankees“, terminó

http://www.eldiariony.com