NYPD aumenta vigilancia por inicio del año nuevo judío

Esta comunidad celebra el Rosh Hashanah en momento en que se ha registrado un aumento de los crímenes de odio

NYPD aumenta vigilancia por inicio del año nuevo judío
Los judíos de Nueva York iniciaron este miércoles la celebración del año nuevo.
Foto: Getty

Nueva York – La comunidad judía de la ciudad Nueva York inició la celebración del año nuevo, con el rito del Rosh Hashanah y el sonido del shofar, un cuerno, como llamado a la unidad y el crecimiento personal, pero también para el arrepentimiento.

Y con motivo de la celebración religiosa, la Policía de Nueva York ha enviado oficiales adicionales a los vecindarios judíos para que reforzar la seguridad, sobre todo ahora que han aumentado las tensiones en el Medio Oriente.

NYPD indicó la semana pasada que se ha registrado un incremento en los ataque de odio contra esta comunidad en la ciudad a raíz del conflicto entre Israel y la Autoridad Palestina. Pero también ha habido crímenes en contra de los musulmanes. Los ataques son casuales y nos de grupos organizados, dijo la Policía.

Antes del 1 de julio eran bajas las denuncias por este tipo de crímenes. Desde entonces ha habido 18 reportes de crímenes antisemitas al mes. En lo que va del año se han reportado 89 casos de odio, 64 más que el año pasado. Además, ha habido 17 ataques reportados contra musulmanes, 17 más que el año pasado, de los cuales 14 ocurrieron desde el 1 de julio.

Las autoridades han encontrado panfletos con esvásticas nazis en Brooklyn, donde reside la más grande concentración de judíos ortodoxos fuera de Israel.

Por su parte la defensora pública Letitia James creó una fuerza especial para analizar los crímenes contra judíos y musulmanes de la ciudad.

“Nuestra ciudad pertenece a todos los neoyorquinos sin importar su religión o si se unen a no a un credo” dijo James. “Estamos unidos en apoyar a cada comunidad y fomentar la aceptación”.

James hizo el anuncio días después de que la controvertida comentarista conservadora Pamela Geller anunció que va a pagar avisos en buses y entradas al metro que critican aspectos del islamismo. Geller dijo que era una “campaña educativa”, pero la defensora James dijo que eran para dividir a los neoyorquinos.

El alcalde Bill de Blasio también criticó los avisos que mostrarían decapitaciones.