La izquierda intenta frenar a la derecha

Un retorno podría frustrar el desarrollo que han logrado
La izquierda intenta frenar a la derecha
El ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva (c) saluda al público durante la ceremonia de apertura del Encuentro Latinoamericano Progresista 2013 celebrada en Sao Paulo.
Foto: Getty Images.

Quito

Movimientos de izquierda de América Latina se reunirán esta semana en Quito para estudiar el avance de la derecha en la región y debatir estrategias ante un conservadurismo que amenaza a sus proyectos progresistas, dijeron fuentes de la organización del Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) 2014.

En el evento, que tendrá lugar hoy y mañana, se abordarán temas como los “golpes parlamentarios con pátina pseudoconstitucionalista” y los “intentos de desestabilización nacionales e internacionales”, dijo a Efe el presidente de la comisión de relaciones internacionales del movimiento oficialista ecuatoriano Alianza País, organizador del encuentro, Guillaume Long.

Unas 35 organizaciones políticas que ejercen funciones de gobierno en diferentes niveles administrativos han confirmado su asistencia a la cita, en la que se espera también la presencia de los expresidentes de Panamá Martín Torrijos y de Honduras Manuel Zelaya, así como representantes de partidos de izquierda europeos.

En la región “enfrentamos peligros y amenazas parecidas. Por ejemplo, una derecha que, después de tantos años de estar en la oposición se está reinventando, rejuveneciendo”, indicó Long.

Esa derecha no duda en utilizar “estrategias de marketing, cambiando su rostro, buscando rostros más jóvenes, quizás de forma cosmética y superficial”, para dar la impresión de estar alejada “de sus políticas más reaccionarias, más antipopulares”, dijo el también ministro coordinador de Conocimiento y Talento Humano de Ecuador.

En el plano regional, las “amenazas” conservadoras se ciernen sobre organismos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y pretenden “socavar los cimientos” de ese bloque por medio del contrapunto que representa la Alianza del Pacífico, con estrategias para “retornar al fundamentalis mo del libre mercado de las décadas de los 80 y de los 90”, apuntó.

En el caso ecuatoriano, Long reivindicó el derecho del oficialismo gobernante a tratar de impedir un eventual “giro de 180 grados que vuelva a condenar a Ecuador a ser un Estado que dependa de prácticas oligárquicas de un puñado de personas que no tienen interés en que surja” el país.

La cita coincide con el aniversario de la intentona de golpe de Estado al presidente Rafael Correa