Brasileños van a segunda vuelta

La presidenta Dilma Rousseff no alcanzó el 50% y se volverá a enfrentar con el socialdemócrata Aécio Neves
Brasileños van a segunda vuelta
Las encuestas coincidían en que Rousseff ganaría con una votación cercana al 40%, insuficiente para evitar que el pleito se defina en una segunda vuelta.
Foto: efe

Río de Janeiro

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue la más votada en las elecciones presidenciales de ayer, con el 44%, y disputará una segunda vuelta con el socialdemócrata Aécio Neves (30%), según un sondeo a pie de urna divulgado tras el cierre de los colegios electorales.

En tercer lugar quedó la ecologista Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), que obtuvo el 22% de los sufragios tras haber liderado las encuestas de intención de voto durante algunas semanas de la campaña, de acuerdo con la encuesta divulgada por el instituto Ibope y encomendada por el canal de televisión Globo.

El proceso electoral que se celebró ayer en Brasil se llevó a cabo en calma, con escasos incidentes y ahora con la mirada puesta en una segunda vuelta entre la presidenta Dilma Rousseff y el socialdemócrata Aécio Neves.

Los 142.8 millones de electores que se esperaba acudieran a las urnas para elegir a un nuevo presidente, también iban a votar por 27 gobernadores y renovar las cámaras federales y regionales.

Según el Tribunal Superior Electoral, solamente el 0.38% de las 428,894 urnas electrónicas instaladas en todo el país había tenido algún problema técnico y había sido sustituida de inmediato.

El hecho más grave se registró en Maranhao, estado del noreste de Brasil, en el que un grupo criminal le prendió fuego a cuatro urnas que estaban instaladas en un local de votación antes de su apertura.

Las urnas fueron sustituidas y la Policía sospecha que el ataque está relacionado con una serie de atentados ordenados en los últimos días por bandas de presos que han reaccionado ante medidas adoptadas por las autoridades para intentar reducir su poder.

El presidente del tribunal, magistrado José Antonio Dias Toffoli, dijo en una rueda de prensa que hasta la mitad de la jornada tan sólo ha sido necesario usar una de las urnas manuales tradicionales y votación con papeleta en una mesa de votación.

Ello ocurrió en la ciudad de Santo Antonio, en el estado de Río Grande do Norte, debido a que el jurado responsable por la mesa, por razones aún desconocidas, habilitó la votación manual antes de intentar sustituir la urna electrónica por otra.

Durante la jornada también fueron detenidos varios candidatos y un centenar de electores por diversas infracciones electorales, referidas en su mayoría al hecho de hacer propaganda política, que está prohibido en Brasil el día de las elecciones.

Los candidatos detenidos aspiraban a cargos en asambleas regionales y fueron liberados una vez que prestaron declaración.

Los principales candidatos presidenciales votaron temprano y dieron como válido el pronóstico de todas las encuestas, las cuales coinciden en que Rousseff ganaría con una votación cercana al 40%, insuficiente para evitar que el pleito se defina en una segunda vuelta. Rousseff deberá enfrentarse en esa nueva elección, prevista para el 26 de octubre, al socialdemócrata Neves .

“Trabajo con la hipótesis de las dos vueltas, pero eso sólo lo decidirán las urnas”, declaró Rousseff tras votar en la escuela pública Santos Dumont, en Porto Alegre.

Neves, mucho más interesado que Rousseff que en el pleito llegue al 26 de octubre, declaró al votar que se siente “confiado” en pasar a una segunda vuelta.

Alrededor de la web