La increíble hazaña de quienes fotografiaron el espacio por primera vez

Tomar fotos en el espacio no siempre fue fácil. Los primeros astronautas se enfrentaron a la radiación y a otros peligros en su intento por conseguir maravillosas imágenes cósmicas.
La increíble hazaña de quienes fotografiaron el espacio por primera vez

Todo el que aprendió a sacar fotos en la época analógica recuerda lo frustrante que podía llegar a ser.

Aparte de lo complicado de insertar el carrete, los aspirantes a fotógrafos no sabían si lo que tenían entre manos era una foto maravillosa o un desastre hasta que no revelaban los negativos.

Imagínate tener que lidiar con esas dificultades a miles de kilómetros de la Tierra, atado a una cápsula espacial, con los movimientos restringidos por el aparatoso traje de astronauta y sin siquiera poder acercarse la cámara a la cara por culpa de un casco enorme.

Y encima para saber si se está en posesión de una obra maestra o no hay que esperar hasta estar otra vez en la Tierra; e incluso una vez aquí se puede descubrir que la radiación arruinó todas las imágenes.

Es impresionante no solo que los astronautas de la NASA consiguieran tomar fotos en esas condiciones, sino también que algunas de las que trajeran fueran increíbles.

Una exposición que recopila algunas de las más espectaculares se inauguró la semana pasada en la galería Breese Little de Londres, con muchas imágenes tomadas por astronautas en la primera época de exploración del espacio.

“Las misiones espaciales en los años 60 y 70 llevaron la tecnología fotográfica, así como todas las demás, hasta sus límites. En muchos casos no sabían del posible éxito que algo tendría hasta que no se intentaba”, afirma Marek Kukula, astrónomo del Observatorio Real de Greenwhich, Reino Unido.

“Es interesante resaltar que cuando Yuri Gagarin se convirtió en 1961 en el primer hombre en el espacio en su cápsula Vostok no había ninguna cámara; sin embargo, tan solo 8 años después la llegada a la Luna fue trasmitida en directo por televisión”.

Al contrario que los astronautas, las películas fotográficas no necesitan de oxígeno para sobrevivir, pero en cuanto se sale de la atmósfera terrestre aparece una amenaza importante: la radiación cósmica.

“Los elementos más peligrosos quedan bloqueados por la atmósfera y el campo magnético de la Tierra, y cuando te pones en órbita te quedas sin esa protección”, afirma Kukula.

“Esto no es un problema solo para las cámaras, también hay que proteger a los astronautas, así que el blindaje es una parte integral de todas las misiones espaciales”.

Las cámaras necesitaban de protección extra para blindar la película fotográfica, y aun así algunos fenómenos radioactivos podían ser demasiado potentes para cualquier tipo de protección.

La fotografía espacial tenía otro problema: apretar el obturador para sacar la foto no era especialmente sencillo debido a los aparatosos guantes espaciales.

Fabricantes como Nikon o Hasselblad tuvieron que inventarse diseños especiales para que los astronautas pudiesen sacar fotos, que servían tanto para fines científicos como para promover los programas espaciales, financiados con dinero público.

“Las imágenes son mucho mejores embajadoras que enormes columnas de datos astronómicos, algo que ha sido explotado por el departamento de relaciones públicas de la NASA por más de medio siglo”, dice un folleto explicativo en la exposición.

“Las cámaras se adaptaron teniendo en cuenta las dificultades de tomar fotos en el espacio”, dice Michael Pritchard, director general de la Real Sociedad Fotográfica de Reino Unido.

“Se extendieron los controles de la cámara y se hicieron alteraciones especiales para poder operarlas con guantes. Se prescindió de los visores tradicionales, ya que era imposible acercarse la cámara a la cara debido al casco”.

“Las cámaras también incluían pase automático del carrete y algunos modelos usaban carretes más largos para evitar tener que cambiarlos en el exterior. Una medida muy práctica fue la de atar la cámara al traje del astronauta para que no se perdiese”, añade.

Tal como muestran algunas imágenes de la exposición, nuestro planeta se veía espectacular desde el espacio, e incluso sin ningún tipo de facilidades técnicas algunos astronautas tomaron instantáneas increíbles.

La imagen de Ed White flotando en el espacio, con el reflejo en el visor y atado a la puerta abierta de la nave es por sí sola suficientemente impresionante. La espectacular imagen de la Tierra, flotando atrás, le añade una dimensión extraordinaria.

La exposición incluye también fotos de la Luna hechas por las misiones Apolo que exploraron nuestro satélite, tomadas con una Hasselblad.

“La foto de la Tierra sobre la Luna se convirtió en un emblema del incipiente movimiento ecologista, resaltando tanto la fragilidad de la Tierra en el espacio como su singularidad”, dice Pritchard.

Pero para ahorrar peso y permitir traer más muestras minerales de vuelta a la Tierra solo se conservaron los carretes: casi todas las cámaras y objetivos se quedaron en el espacio, juntando polvo lunar hasta que lleguen los próximos visitantes…

Lee la historia original en inglés en BBC Future

Síguenos en Twitter @bbc_ciencia