Tres latinas con visión

Periodistas hablan del orgullo de sus raíces y los vaivenes de la profesión
Tres latinas con visión
Sibila Vargas y Odalys Molina en las oficinas de NBC. Darlene Rodríguez, de la misma cadena.
Foto: Gerardo Romo y Suministrada

Desde hace unos meses, y por primera vez en la historia, dos mujeres hispanas presentan los noticieros más importantes del día en una de las grandes cadenas locales en inglés: Darlene Rodríguez, quien ya lleva varios años, y la recientemente incorporada Sibila Vargas.

Ellas son el producto de la mancuerna NBCUniversal y Telemundo, que ha hecho que la participación de latinos en la cadena NBC local (también a nivel nacional) haya aumentado considerablemente.

Recientemente la empresa televisiva en inglés, adquirida por la compañía de servicio de cable Comcast, celebró el mes de la Herencia Hispana con reportajes, entrevistas y visitas de artistas latinos durante la transmisión de su programa mañanero “Today”.

Por eso quisimos entrevistar en este mes de la Herencia Hispana a estas dos destacadas presentadoras y periodistas latinas de los noticieros en inglés.

Además, invitamos a Odalys Molina de Telemundo 47, quien tras poco más de 20 años en nuestras pantallas se ha convertido en un icono de esa estación en español.

Oriunda de Cuba pero criada en Nueva Jersey, Odalys Molina comenzó su carrera periodística en 1991 tras hacer una pasantía en Telemundo. Al graduarse de Montclair State University con una licenciatura en periodismo y español, fue contratada como reportera de asignaciones generales. Luego se especializó en temas de entretenimiento y farándula. Cuenta con varios premios, incluyendo un Emmy que le fue otorgado este año al noticiero de la mañana que presenta junto a Allan Villafaña. Está casada y tiene dos hijos.

¿Talento oculto?

“Me invento unas recetas pero se me olvidan los ingredientes que usé”.

Libro o autor favorito latino:

José Martí.

¿Plato latino favorito?

“Rabo encendido con platanitos maduros. Lo hace mami”.

¿Cuál es el mejor consejo de tus padres o mentor?

“Mi papá siempre me dijo: ‘Nunca prometas lo que no puedas cumplir’”.

¿Qué les aconsejas a los jóvenes latinos que quieren ser periodistas de TV?

“Terminar la escuela. Empezar desde abajo y hacer un internado. Es lo mejor que pueden hacer para conocer el negocio y para saber lo que quieren hacer”.

¿Caso que más te ha conmovido?

“El de una mamá que tenía una hija con cáncer que luego murió. Me di cuenta del dolor de una madre cuando pierde a un hijo”.

¿Cuál ha sido la situación más embarazosa que has tenido y qué aprendiste de ella?

“Fue en el funeral del cantante Frankie Ruiz. No sé lo que estaba pensando, se me cruzaron los cables. En el ‘en vivo’ que estaba haciendo para un ‘teaser’, o sea para promocionar el reportaje, se me ocurre decir: ‘Cuando regresemos les traigo lo mejor del funeral de Frankie Ruiz’ (aspira profundamente). ¡Te juro que la bilirrubina se me subió! No sabía qué decirle a mi jefe, ni cómo iba a regresar a la estación. Aprendí que decir menos es más”.

Está casada con el cineasta Alex Pappas, con quien tiene dos hijos varones (8 y 13 años). De padres dominicanos, Vargas nació en Queens y se graduó de Long Island University. Ha trabajado en distintos mercados como Houston y Los Ángeles para distintas cadenas de Televisión (Fox, CBS, TV Guide y CNN).

Vargas ha cubierto noticias tan diversas como los Oscars, el tsunami en Japón, así como el huracán Katrina.

Desde febrero, copresenta los noticieros de las 6 y 11 p.m. de WNBC (canal 4) con el legendario Chuck Scarborough. Admite que no ha tenido mucho tiempo de leer un libro de algún latino. Se describe como una mujer “humilde pero con mucha confianza” en sí misma.

¿Talento oculto?

“Me gusta pintar. Tomé clases en la universidad pero lo hago desde los 8 años. Pinto sobre la naturaleza y pinturas abstractas. Me encanta Picasso”.

¿Plato latino favorito?

“Mi comida favorita es el arroz con pollo que hace mi mamá, oh my gosh! Delicioso. Lo único es que cuando lo hace en mi casa ella trae su sofrito y se lo lleva. Y no tengo la receta”.

¿Cómo es para ti criar tus hijos y hacerles saber sobre su cultura latina?

“Es muy importante enseñarles la cultura hispana. Yo sigo con mi nombre Sibila Vargas, bien hispano, bien dominicano (a pesar de que puede usar el Pappas de su esposo). A mis hijos les encanta y lo repiten con mucho orgullo. Saber cuál es tu cultura es bien importante para mí”.

¿Mejor consejo que te hayan dado tus padres o mentor?

“Esto va a sonar loco, pero cuando tenía 13 años estaba orando y sentí la presencia del señor [Dios] y me dijo que quería muchas cosas buenas para mí y que tuviera confianza en mí misma. Desde entonces comencé a estudiar más fuerte. Fue como el punto culminante de mi vida”.

¿Qué le aconsejas a los jóvenes latinos que quieren ser periodistas de TV?

“Que lo hagan porque tienen la pasión. Es un medio muy difícil y siempre hay muchos cambios”.

¿Cuál ha sido la situación más embarazosa?

“Tuve un momento de aprendizaje –no voy a decir con quién trabajaba— pero tuve que entrevistar a un cantante [Neil Young] y mis productores querían que le hiciera unas preguntas específicas con las que no me sentía cómoda. Aunque me parecían muy políticas, las hice. Aprendí que no puedo comprometer quién soy y que tengo que seguir mis instintos”.

¿La historia más triste que has cubierto?

“El caso de ‘baby hope’ en Houston (Texas), donde desafortunadamente el padrastro y la mamá mataron a un niño. Me conmovió mucho porque entonces tenía un niño de esa misma edad. Desde entonces me enfoqué en ayudar a los niños con Children-At-Risk”

La boricua Darlene Rodríguez, casada y con tres hijos, nació en El Bronx y fue criada por una madre soltera. Se graduó de la Universidad de Miami con una licenciatura en Periodismo Televisivo y Ciencias Políticas. Inició su carrera en la estación de cable Bronxnet y luego en WCBS NewsRadio, antes de comenzar en el canal 4.

Ha obtenido varios premios Emmy por los programas que ha presentado, además de reconocimientos a su labor altruista. Cubrió eventos como la muerte de Amadou Diallo, los ataques del 9/11, y la masacre de Newtown en Connecticut, entre otros. Actualmente copresenta el noticiero “Today in New York” e interviene en el “Today Show” y “Weekend Today”.

Se describe como: “No soy alta, ni rubia (ríe). La primera y más importante palabra que me viene a la mente es madre, luego periodista (…) Creo que soy una persona que creció con muy poco, trabajó duro y aprendió mucho en el camino. Espero que los otros piensen que soy bondadosa y una buena persona”. En su casa y con sus hijos, enfatiza sus puertorriqueñidad.

¿Talento oculto?

“Soy una bailarina frustrada. Me encanta bailar salsa. No sé si es un talento pero lo hago bien. Después de ver alguna pelea de boxeo o en las Navidades movemos la mesa del centro de la sala y bailamos. Me gusta El Gran Combo y Marc Anthony”.

¿Plato latino favorito?

“¡Arroz con gandules! Cocino todos los días para mi familia (…) Mi menú es muy, muy boricua”.

¿Libro o autor latino favorito?

“Isabel Allende y Laura Esquivel”.

¿Mejor consejo de tus padres o mentor?

“Mi mamá me decía que no había diferencia entre el mundo que vivíamos y este donde estoy”.

¿Qué le aconsejas a los jóvenes latinos que quieren ser periodistas de televisión?

“La belleza viene y se va. La gente más exitosa en este negocio no creo que sea la más bonita sino la que es más auténtica, más inteligente y cuenta las mejores historias. Estudien mucho, sean interesantes y trabajen muy duro. También les recomiendo tomar cursos en otras áreas que no sean periodismo”.

¿Cuál ha sido la situación más embarazosa que has tenido?

“Me pasa al menos una vez a la semana (ríe). Sin embargo, la más embarazosa fue cuando hace varios años hacía un directo desde la fiscalía de El Bronx sobre no sé qué caso y tenía que responderle a Chuck Scarborough y lo que le decía no tenia sentido. Pensé que algo me ocurría en el cerebro. Debí callarme pero no podía parar. Finalmente le dije a Chuck: ‘Ahora continuamos contigo en el estudio’. Y él me respondió: ‘Gracias por ese interesante informe’. Quería vomitar. Temí que jamás me pusieran a hacer un ‘en vivo’, pero lo hicieron. Lo bueno es que entonces no había YouTube. Aprendí que esto le ocurre a cualquiera, que siempre tienes que admitir el error, el público lo aprecia”