Fiestas a la antigua

60 años

Hondureña

Comerciante

La tienda de artículos de bodas Carol Bridal Shop en Grand le organiza su fiesta, ajusta los esmoquins y vestidos, toma las fotos y videos y le da recordatorios de fechas irrepetibles. En este negocio de barrio en peligro de desaparecer, la hondureña María Teresa Leal (60) y su hijo Antonio Leal (32) todavía organizan las fiestas a la manera antigua.

¿Cómo es la situación con este tipo de negocios?

En esta área ya no sirve. Nosotros vivimos de los hispanos, no de los blancos. Los latinos se han ido, las rentas están caras. Aunque por fortuna todavía hay gente que le gusta ir a las tiendas a tocar las cosas antes de comprarlas.

Pero tiene que haber algo que les haga abrir las puertas cada día…

Los ‘tuxedos’, porque somos dueños de las prendas. Fue una inversión costosa que nos ha mantenido en pie. Por mi hijo es que seguimos el negocio. Si fuera por mi esposo y yo, ya lo hubiéramos cerrado.

¿Cómo es la rotación de todos estos objetos?

Mal que bien todo se vende. Nuestra clientela es hispana y negra, que siempre celebra y quiere manteles, bombas, platos e insignias. El blanco es más austero en las celebraciones.

¿Y cómo es la situación con la fotografía?

Ha bajado mucho. Ahora mi hijo está retratando una fiesta y se le para al lado un tipo con una tableta que se cree fotógrafo profesional. Pero luego comparamos los resultados y los clientes nos dan la razón. Nos mantenemos porque tenemos clientes viejos a los que les siguen gustando nuestros servicios o nos recomiendan