Aumenta presión a Gobierno por estudiantes

A dos semanas de la desaparición de los normalistas, la sociedad mexicana e internacional exigen respuestas

Aumenta presión a Gobierno por estudiantes
La exigencia por la presentación de los estudiantes desaparecidos hace dos semanas, sigue aumentando y también hay pronunciamientos a nivel internacional.
Foto: EFE

México

La presión sobre el Gobierno de Enrique Peña Nieto para que esclarezca el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala crece cada día, tanto por parte de la sociedad mexicana como de organismos internacionales, cuando se cumplen dos semanas de la trágica noche del 26 de septiembre.

Nuevamente Peña Nieto se refirió al tema y dijo que el Gobierno mexicano ha asumido su “responsabilidad” para esclarecer el caso y trabaja “con determinación” para hacer que los responsables “de estos actos inhumanos y de barbarie respondan ante la ley”.

En una intervención en la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), el mandatario dijo que “es inaceptable que en un Estado democrático de derecho como México pueda haber localidades con vacíos de autoridad y, peor aún, con vínculos de complicidad entre gobernantes y delincuentes”.

Se refirió así a lo sucedido la noche del 26 de septiembre, cuando policías de Iguala atacaron a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa (para maestros de primaria), con saldo de seis muertos, 25 heridos y 43 desaparecidos.

Pese al interés del mandatario por mostrar en los últimas días su preocupación por un caso que también ha conmocionado a la comunidad internacional, la lentitud de las investigaciones está desesperando a una sociedad mexicana que exige respuestas.

Según las últimas informaciones proporcionadas por el fiscal general de México, Jesús Murillo, suman ya casi 40 los detenidos por los ataques, todos autores materiales.

Se informó de la detención de cuatro personas que llevaron al hallazgo de cuatro nuevas fosas clandestinas señaladas como el lugar en el que habrían sido enterrados los estudiantes.

Murillo confirmó que entre los arrestados está el hermano de la esposa del alcalde de Iguala, María de los Ángeles Pineda, por sus presuntos vínculos con el cártel Guerreros Unidos, que al parecer reinaba en el municipio. Ambos, marido y mujer, permanecen en paradero desconocido.

En México todavía no se conocen detalles sobre el contenido de estas fosas, ni tampoco sobre los 28 cuerpos encontrados el pasado sábado en cinco fosas cercanas a Iguala, una ciudad ubicada en el sureño estado de Guerrero.

Sin embargo, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos aportó desde Ginebra un nuevo dato al señalar en un comunicado que los cuerpos, que aparecieron calcinados, “presentan lesiones de bala y de objetos contundentes”. Un grupo de expertos de este organismo visitó la semana pasada la zona de las fosas y el Servicio Médico Forense de Iguala.

“Lo ocurrido en Guerrero es absolutamente censurable e inaceptable. No es tolerable que hechos de estas características ocurran, y aún menos en un Estado de derecho”, apuntó el organismo e instó a las autoridades a centrar sus esfuerzos en dar con los desaparecidos