Ratas ganan la batalla en el metro de Nueva York

Contraloría encuentra fallas en los protocolos para controlar a los roedores
Ratas ganan la batalla en el metro de Nueva York
La auditoría dice que la ciudad está perdiendo la batalla contra las ratas
Foto: Flicker / Matthew Hurst

Nueva York — Una auditoria de la contraloría reveló que el Departamento de Salud debe tomar medidas urgentes sobre la proliferación de ratas de acuerdo con las quejas que inundan el sistema del 311.

El número de quejas por fumigación alcanzaron las 24,586 en el año fiscal 2013 cuando en el 2012 se registraron 22,300. En muchos casos, el informe también encontró que los inspectores de salud no siguieron los protocolos para combatir el creciente problema.

Los inspectores de fumigación no llevan a cabo una inspección en un periodo inicial de 10 días en respuesta al 24% de las quejas recibidas, según la auditoría.

En 160 casos no se realizó una inspección de campo y otros 14 casos todavía no se resolvió hasta marzo.

“Esta es un batalla contra las ratas que estamos perdiendo”, dijo el contralor Scott Stringer. “Cuando la gente descubren la infección en sus casas y en su barrio ellos esperan una respuesta inmediata”.

Stringer agregó que el Departamento de Salud no está manejando el programa de fumigación efectivamente, incluso cuando el número de quejas acerca de las ratas está creciendo.

Oficiales del departamento dijeron que las inspecciones por llamadas del 311 representan solo el 15% de las revisiones que ellos hacen y que el departamento proactivamente conduce la mayoría de las revisiones.

La auditoría de Stringer acompañó a 10 inspectores en sus rutas desde julio del 2011 hasta abril del 2014. Según el informe, los inspectores frecuentemente no agregaron información pertinente sobre una escena dentro de la base de datos y hubo discrepancias entre lo que registraron y lo que vio la auditoria.

En tres inspecciones se encontraron restos repugnantes de las ratas, incluidas heces fecales, madrigueras, canecas de basura sin cubierta y tubos de drenaje destapados, pero los oficiales no calificaron el caso como “reprobado”.

Los trabajadores de la ciudad en algunos casos aumentaron el tiempo que pasaron en una escena en sus reportes y no alertaron al propietario sobre el problema de las ratas, incrementando el riesgo de que los roedores se multipliquen.

Un portavoz del Departamento de Salud dijo que la agencia no está de acuerdo con la auditoria.

“Creemos que los auditores llegaron a conclusiones incorrectas porque se enfocaron solo en las quejas, mientras ignoraron el hecho que las mismas corresponden a una pequeña parte de la aproximación general del departamento para descubrir donde están presentes la ratas, notificar a los dueños sobre cómo responde al problema y unir esfuerzos para exterminar y prevenir que las ratas reaparezcan”.