De Blasio intenta otra vez prohibir las sodas gigantes en NYC

Fuentes aseguran que el alcalde se ha reunido a puertas cerradas con activistas y altos ejecutivos de la industria

La comisionada del Departamento de Salud, Mary Bassett, dijo, en junio, que seguiría buscando maneras de limitar las bebidas azucaradas de 16 onzas. Sus declaraciones fueron hechas después que el Gobierno municipal perdiera por cuarta vez la batalla ante los tribunales.

Cuatro meses después, la promesa se convirtió en un hecho. Según reportes periodísticos, el alcalde Bill de Blasio se ha reunido a puertas cerradas con activistas y altos ejecutivos de la industria de bebidas azucaradas buscando que se concrete la prohibición. De Blasio quiere revivir la pelea iniciada por el exalcalde Michael Bloomberg, en 2012, como método para combatir la obesidad y la diabetes en la ciudad.

Este sería el segundo intento este año de De Blasio por restringir el consumo de estas bebidas. Bassett manifestó a El Diario, por medio de un comunicado, que las comunidades latinas y afroamericanas de bajo recursos son las más afectadas por la obesidad y diabetes, y que “limitar las porciones y buscar otras maneras de reducir el consumo de esas calorías vacías sigue siendo un prioridad de salud pública”.

La Corte de Apelaciones del Estado de Nueva York descartó, en junio, la prohibición alegando exceso de autoridad de la ciudad. La Cámara de Comercio Hispana, uno de los litigantes en demandas previas, argumentó que la medida es discriminatoria porque sólo afectaría a establecimientos regulados por el Departamento de Salud Municipal.

La iniciativa tampoco tiene el respaldo de la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark Viverito, quien reiteró su oposición a la prohibición por medio de un portavoz. “Ella apoya alternativas menos punitivas para los pequeños negocios y que se enfoquen en la educación”, indicó Robin Levine.