Trabajadores de propina exigen sueldo mayor a $5 la hora

Vuelven a pedirle al gobernador Andrew Cuomo que equipare su salario al mínimo estatal de $8

Trabajadores de propina exigen sueldo mayor a $5 la hora
Flavio Sánchez, que lleva trabajando 15 años en restaurantes neoyorquinos, participó en la protesta.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Nueva York – Más de un centenar de trabajadores neoyorquinos que laboran en el área de servicios como los restaurantes o lava-autos, y cuyos sueldos dependen de las propinas, se congregaron este lunes en Harlem para demandar al gobernador del estado Adrew Cuomo el fin de un sistema salarial que dicen no les permite ganar lo suficiente para vivir con dignidad.

Los trabajadores marcharon con pancartas hasta el edificio estatal Adam Clayton Powell Jr., donde muchos de ellos prestaron sus testimonios ante una comisión nombrada por Cuomo y la cual deberá decidir si hay que hacer cambios en las regulaciones que determinan cómo cobran su sueldo los meseros y el resto de empleados de los establecimientos de comida y servicios de Nueva York.

Este tipo de trabajadores reciben un sueldo base de sólo $5 la hora y el resto lo cobran en propinas. Una vez sumadas las propinas, el sueldo total debe de ser equivalente o superior al salario mínimo estatal de $8 la hora, pero un estudio de Community Service Society reveló que al menos uno de cada cinco cobra por debajo de esa cifra y muchos viven por debajo del umbral de la pobreza.


Lee también:

El desafío de una vida digna dependiendo de propinas

Trabajadores que ganan propinas exigen salario mínimo “completo”

Trabajadores no bajan la guardia por alza del salario mínimo


“He trabajado años como mesera por los $5 la hora, y es imposible para mí criar a mis hijos sin saber cuánto dinero voy a llevar a casa al final del día”, dijo Juana Tenesaca, que es miembro de la organización pro inmigrante Make the Road New York. “Mi hija tuvo que buscarse un trabajo mientras estaba aún en la escuela para ayudar a la familia y eso me rompe el corazón”.

Ante el incremento en el coste de vida y de vivienda en Nueva York, los trabajadores piden que el gobierno estatal emita un dictamen para eliminar el salario base y que pasen a cobrar al menos el salario mínimo de $8 la hora. Se quejan especialmente de que las propinas son inconsistentes y que lo acaban recibiendo al final depende mucho del lugar donde trabajen.

“Trabajé en un restaurante francés en el que el manager se quedaba con gran parte de las propinas, y esto pasa en muchos otros lugares, porque no estamos protegidos”, dijo el mexicano Flavio Sánchez, que lleva trabajando 15 años en restaurantes neoyorquinos. “Lo que pedimos es que se nos den los mismos derechos de cobrar el salario mínimo que el resto de trabajadores, nada más que eso”.

El movimiento para eliminar el salario base para los trabajadores de servicio que ganan propina cada vez va ganando más apoyo político, y hoy se unió a la marcha la defensora del pueblo, Letitia James.

“En una ciudad que cada vez se vuelve menos asequible, los trabajadores que dependen de las propinas siguen estando entre los peor pagados”, declaró James. “Una salario de $5 la hora no permite a una familia sostenerse y le pido al gobernador Cuomo que ayude a conseguir salarios justos para estos trabajadores”.

La comisión nombrada por Cuomo, que está presidida por Peter Rivera, comisionado del Departamento de Trabajo Estatal, organizará más audiencias a lo largo del otoño para escuchar tanto testimonios de trabajadores como de dueños de establecimientos de la industria de servicio. En base a ellos, se prevé que para febrero del año que viene emitan una recomendación al gobierno estatal para que decida si hay que cambiar las regulaciones de salario.