Macy’s

Diversidad para conectar a los clientes
Macy’s
Tienda por departamentos Macy's.
Foto: Archivo.

Tremendamente honrada por la distinción, la vicepresidenta de Macy’s para Nueva York y la región atlántica, Elina Kazan, desgrana algunas claves del éxito de los icónicos almacenes.

“Hemos creado un entorno -con lo mejor de las marcas de moda, cosmética y fragancias- único que es lo que nuestros clientes hispanos buscan”, indica Kazan.

Más allá del céntrico y archivisitado centro de Herald Square -en la calle 34- tanto por clientes locales como turistas, Macy’s cuenta con otros ocho edificios más en la ciudad de Nueva York con sus propias peculiaridades.

Según explica Kazan, la belleza de Macy’s es que pueden hacer que los productos y la moda se acerquen a cada cliente específico, según la comunidad en la que se encuentra. Como ejemplo, se detiene en el situado en El Bronx.

“Las marcas de cosmética que pusimos, Michael Kors, las formas, los colores… hasta la sección de cocina estaba pensada para las peculiaridades de la comunidad hispana, que es la mayoritaria ahí”, subraya.

Ese cuidado de los detalles de cada comunidad también se percibe al otro lado, en el de los dependientes. “Cuando miras a nuestras tiendas, ves que cada una refleja la comunidad a la que sirve; tenemos una población diversa”, apunta la vicepresidenta, que destaca el compromiso de Macy’s con la diversidad étnica.

Y como no podía ser de otra forma, por eso son tan valorados entre los lectores, estos almacenes también tratan de “devolver a la comunidad”. Hace varios años funciona el programa “workshop”, creado para impulsar a los negocios propiedad de minorías y mujeres diseñadoras. “Las ayudamos a través de programas intensivos a dar un paso más en sus empresas”, dice Kazan