Esperan resultados de pruebas de ébola a niño de 5 años en Manhattan

El paciente se encuentra bajo observación en el Hospital Bellevue

Mientras se espera el resultado de las pruebas realizadas en Nueva York a un niño de sólo cinco años que podría estar infectado con el Ébola, una enfermera que ha pasado varios días en cuarentena en Nueva Jersey a pesar de dar negativo del virus fue dada de alta.

El niño, cuya identidad no ha sido divulgada, fue trasladado al Hospital Bellevue para ser observado por sospecha de Ébola, de acuerdo con las nuevas precauciones contra el virus puestas en práctica por la ciudad de Nueva York. El menor presentaba fiebre esta mañana y se le realizaron pruebas para encontrar indicios del Ébola, dado que había viajado recientemente a Guinea, uno de los países africanos que son foco de infección. Los resultados se conocerán entre la tarde y la noche.

La información fue confirmada por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, quien dijo, sin precisar muchos detalles, que el mejor está siendo acompañado por su madre, aunque ésta no presenta síntomas.

“El hecho de que la madre no presente síntomas es una señal muy alentadora”, afirmó De Blasio en declaraciones a los periodistas durante un acto oficial.

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, confirmó hoy por su parte que Kaci Hickox, la enfermera que fue puesta en aislamiento el pasado viernes después de regresar de Sierra Leona, donde colaboraba con “Médicos sin fronteras”, será dada de alta.


LEE ADEMÁS

Autoridades de N.Y. defienden controles especiales por ébola

Doctor con ébola está en segunda fase de la enfermedad


Hickox no presentaba fiebre, según ella, y dio negativo el sábado en la prueba de detección del Ébola, pero fue puesta en aislamiento en una tienda de campaña dentro de un hospital de la ciudad de Newark, porque la semana pasada los gobernadores de Nueva York y Nueva Jersey anunciaron que se pondría en cuarentena preventiva a todos los trabajadores de la salud que regresaran de trabajar en el oeste de África.

La tienda contaba con un retrete para que la enfermera pudiera hacer sus necesidades, pero no con una ducha, y ella misma describió las condiciones a la CNN como “inhumanas”.

“Siento como si mis derechos humanos estuvieran siendo violados”, dijo Hickox a la cadena de noticias. “Si el gobernador supiera algo sobre el Ébola, tendría que conocer que las personas asintomáticas no son infecciosas”.

Debido a la polémica surgida por este caso y tras recibir presiones por parte de la Casa Blanca, tanto Cuomo como Christie han decidido rebajar las ordenanzas sobre la cuarentena, y anunciaron que aquellos trabajadores de la salud que hayan estado en contacto con pacientes con Ébola y que no presenten síntomas de haber contraído el virus, podrán regresar a sus casas, pero tendrán que permanecer sin salir de su domicilio durante varios mientras miembros de los departamentos de salud estatales les realizan constantes chequeos.

Estas personas que estén en aislamiento podrán seguir interactuando con sus seres queridos y recibirán compensación económica por posibles pérdidas de salario, según Cuomo.

El gobernador realizó este anuncio en la noche del domingo acompañado por De Blasio, quien alabó a Cuomo por flexibilizar la política de aislamiento.

Por otra parte, Craig Spencer, el médico de 33 años que protagonizó el primer caso de Ébola en Nueva York tras regresar de Guinea, está tolerando bien el tratamiento a base de plasma al que está siendo sometido, aunque su condición continúa siendo seria, según el último parte médico del hospital Bellevue.