HRW denuncia sufrimiento de secuestradas en Nigeria

La organización afirma que son obligadas a convertirse al Islam, soportar maltrato físico y psicológico, trabajos forzados y violencia sexual
HRW denuncia sufrimiento de secuestradas en Nigeria
La comunidad internacional condena las acciones de los rebeldes nigerianos.
Foto: Archivo

La organización Human Rights Watch (HRW) externó su preocupación por el sufrimiento de las niñas y mujeres secuestradas en Nigeria por el grupo islamista Boko Haram.

HRW denunció que secuestradas por los rebeldes están obligadas a convertirse al Islam, soportar maltrato físico y psicológico, trabajos forzados y violencia sexual.

En un informe publicado este lunes, la organización humanitaria aseguró que Boko Haram ha secuestrado a más de 500 mujeres y niñas desde el 2009 e intensificado este tipo se secuestros desde mayo de 2013, cuando Nigeria impuso el estado de emergencia en zonas del norte del país donde Boko Haram está más activo.

En su documento, titulado “Esas semanas terribles en su campamento: la violencia de Boko Haram contra las Mujeres y las Niñas en el noreste de Nigeria”, fue elaborado con entrevistas a más de 46 víctimas y testigos de los secuestros en los estados de Borno, Yobe, y Adamawa.

Entre los testimonios destacan el de dos niñas, quienes lograron escapar de sus captores tras ser secuestradas junto con otras 274 niñas de una escuela secundaria de la norteña localidad nigeriana de Chibok, el pasado 14 de abril.

Sus declaraciones sugieren que el gobierno nigeriano no ha protegido adecuadamente a las mujeres y niñas a partir de una gran cantidad de abusos, ni les ha proporcionado atención médica y apoyo efectivo a su salud mental, después de su cautiverio, señaló el documento.

“La tragedia Chibok y la campaña mundial denominada ‘Regresenos nuestras niñas!” centraron la atención mundial de la espantosa vulnerabilidad de las niñas en el noreste de Nigeria”, dijo Daniel Bekele, director para África de HRW

Ahora, agregó, el gobierno de Nigeria y sus aliados deben intensificar sus esfuerzos para poner fin a estos secuestros brutales y proveer medios para las necesidades médicas, psicológicas y sociales de las mujeres y las niñas que han logrado escapar.

Además de entrevistar a mujeres y niñas que han sido secuestradas, HRW también dialogó con trabajadores sociales, miembros de organizaciones no gubernamentales, diplomáticos, periodistas, líderes religiosos y funcionarios del gobierno.

El secuestro de las 276 alumnas de Chibok, ha sido el mayor incidente en su tipo, sin embargo Boko Haram ha secuestrado a numerosas personas, tanto antes como después de este secuestro masivo en varias regiones del norte de Niegeria, aunque la mayoría han sido cristianos.

De hecho, las víctimas son obligadas a convertirse al Islam, con amenazas, azotes, golpes, o incluso la muerte, a menos que se conviertan además de que dejan de asistir a la escuela y son obligadas a llevar el clásico velo que portan la mujeres musulmanas.

“Después de que el gobierno de Nigeria impuso el estado de emergencia en 2013 en los estados de Adamawa, Borno y Yobe, Boko Haram comenzó a dirigirse cada vez más a los grupos vulnerables, incluidas mujeres, niños, estudiantes y residentes de las comunidades rurales”, destacó.

Human Rights Watch estima que, desde 2009, más de siete mil civiles han muerto en cientos de ataques de Boko Haram en el noreste Nigeria y la capital federal, Abuja. Al menos cuatro mil de esas muertes ocurrieron entre mayo de 2013 y septiembre de 2014.

Al final del reporte la organización internacional, con sede en esta ciudad, insta al gobierno de Nigeria a intensificar su protección, servicios de apoyo a las víctimas, y el enjuiciamiento a los responsables de es tipo de abusos.

El documento coincidió con los reporte de que el grupo islamista secuestró entre el viernes y el sábado pasado a 30 niños y niñas de la localidad de Mafa, en el norteño estado de Borno.