Knicks

Esperan temporada de aprendizaje y medianos logros en el Garden

@newsgus

Para los Knicks, la campaña de la NBA que está por comenzar se resume a dos cosas: salud y triángulo.

No hay aspiraciones a grandes logros, y lo único seguro es que la sequía de campeonato se extenderá a su año número 42.

Sin embargo el panorama pinta un ascenso, una mejora, un contraste con la debacle de la temporada anterior en la que el cinco Anaranjado y Azul ni siquiera clasificó a la postemporada al quedar noveno de la Conferencia Este con una marca de 37-45.

Con el maestro Zen Phil Jackson presidiendo las operaciones de basquetbol, se anticipa que los muchachos del Madison Square Garden comiencen a limpiar la brecha para abrir el camino hacia el cetro que se pretende lograr en algunos años.

Algo es cierto; ya se puede hablar de la magia que tiene la mano de Jackson. Retuvo a Carmelo Anthony, quien ha sido la cara del equipo y en torno a quien se armará el convoy que se espere lleve a los Knicks a brillar de nuevo en todo lo alto de la NBA.

‘Melo’ obtuvo casi todo el dinero que buscaba. Renovó contrato por $124 millones y cinco años. Pero lo más importante es la promesa de ser el líder que finalmente llevará a los Knicks a un campeonato. Aunque eso no será este año.

Jackson también trajo a Derek Fisher, uno de sus pupilos, para dirigir e implantar el sistema ofensivo del triángulo que utilizó para ganar 11 anillos combinados con Michael Jordan en Chicago Bulls y Kobe Bryant en Los Angeles Lakers.

El Maestro Zen tuvo poco espacio en el tope salarial para negociar, pero aún así logró tirar lastre y ganar calidad al deshacerse de Tyson Chandler y Raymond Felton para traer a José Calderón, el talentoso armador español con 10 años de experiencia en la liga que estará a cargo de administrar el sistema en el entablado.

En la pintura, los Knicks tendrán que rebuscársela con los frágiles delanteros veteranos Amar’e Stoudemire, quien alguna vez se pintaba como el jugador franquicia, y el italiano Andrea Bargnani. Si ambos se mantienen sanos, las cosas marcharán mejor de lo esperado, pero su historial juega contra ellos.

De entrada, Bargnani se perderá al menos los primeros tres partidos de la temporada regular por una lesión en la corva. La temporada anterior sólo jugó 42 partidos luego de desgarrarse un ligamento del codo. Suena a mala noticia para Knicks

eldiariony.com