Germán Silva en el Salón de la Fama de NYRR

El maratonista mexicano fue una de las cuatro personalidades que recibieron el reconocimiento, que comenzó en 2011
Germán Silva en el Salón de la Fama de NYRR
De izq-der: Kathrine Switzer, Allan Steinfeld, Germán Silva y George Spitz. Foto: Nube Urgiles/El Diario NY.

Germán Silva conquistó Nueva York en 1994 y 1995. Ahora redondeó el éxito al ser exaltado en el Salón de la Fama del New York Road Runners (NYRR), la entidad organizadora del maratón.

Silva fue una de las cuatro personalidades que recibieron el reconocimiento, que comenzó en 2011. Los otros son: Kathrine Switzer, Allan Steinfeld y George Spitz.

“Es un privilegio haber recibido esta exaltación junto con personas que han hecho historia y que, sobre todo, han aportado mucho a lo que es el mundo de las carreras”, dijo Silva al final de la ceremonia, realizada en el Jacob Javits Convention Center.

“Al mismo tiempo, para mí es una responsabilidad porque marca el principio de una nueva etapa”, continuó el campeón mexicano, comprometiéndose a seguir impulsado el deporte que ama. “Si puedo tocar alguna vida, motivar a alguien, pues es una gran experiencia”.

George Hirsch, presidente de la junta de directores de NYRR, sólo tuvo palabras de elogio para Silva, a quien calificó de auténtico y natural. “Aquí tenemos a un corredor de clase mundial”, dijo al presentarlo.

Homenaje a su padre

Después de agradecer a NYRR, durante el discurso de aceptación, Silva rindió tributo a su difunto padre. “El no fue un corredor pero me dio la mejor lección de mi vida”, manifestó. “Me aconsejó cómo enfrentar un maratón. Su vida fue un maratón, que comenzó muy joven,y tuvo que criar a 13 hijos, incluyéndome, trabajando duro cada día”.

“Me dijo ‘Germán, no sé nada de carreras, pero correr un maratón es como cruzar un gran río; necesitas tener una estrategia, debes entrenar fuerte; no tengas miedo, confía en tí mismo y recuerda de donde has salido’. Desde lo más profundo de mi corazón, yo le agradezco porque fue parte de mi vida”, acotó.

“Siempre pienso en los ejemplos que él me dio, los principios que me heredó: la lealtad, la honestidad, el respeto”, destacó. “Y con eso he vivido toda mi vida”.

Germán dijo sentirse orgulloso de que tanto su hija de 18 años, así como su hijo de 15 esta creciendo con esos mismos valores.

Germán señaló que el Maratón de Nueva York cambió su vida, en muchas maneras. “Recuerdo que por muchos años, mi papá trató de traer la electricidad a mi pueblo y no lo consiguió”, recordó. “Cuando gano el Maratón de Nueva York, el presidente de México y el gobernador de Veracruz me llamaron y me preguntan ‘¿Germán, qué necesitas?’. Les respondí que no necesitaba nada, ojalá que puedieran ayudarme a tener electricidad en mi pueblo. Y en dos meses ya lo teníamos”, contó.

Conocido como ‘Wrong Way Silva, por haberse desviado de la ruta a la altura de la milla 25.5 en Central Park, pero tras un gran esfuerzo cruzó la meta dos segundos antes que su compatriota Benjamín Paredes, para ganar su primer maratón de la ‘Gran Manzana’ con un tiempo de 2:11:21, en 2011 recibió el ‘Abebe Bikila Award’.

Además de conquistar Nueva York dos veces, su resumé incluye un tercer lugar en el Maratón de Londres 1994; plata en el medio maratón de Oslo, ese mismo año; y dos sextos lugares en los maratones olímpicos de Barcelona 1992 y Atlanta 1996. Para nadie es un secreto la contribución se Silva Martínez para promover el deporte, desde organizando carreras en su país, entrenando y motivando a practicar las carreras de fondo, hata regalando zapatos de correr a los niños de México.

“El es como una luz brillante que ilumina a todo el mundo”, dijo Mary Withenberg, presidenta del NYRR y del Maratón de Nueva York, agregando que “su espíritu” lo convierte en una persona especial.

“Yo creo que para él es algo más grande que un honor, y no lo esperas, está joven todavía”, dijo Miranda Silva, su esposa.