¿Cómo puede el cuerpo tener más resistencia para el ejercicio?

Entérate de los consejos de expertos relacionados con el esfuerzo extremo en el deporte

Guía de Regalos

¿Cómo puede el cuerpo tener más resistencia para el ejercicio?

¿Cómo se puede correr 20 kilómetros sin colapsar en la mitad de la vía o nadar horas sin preocuparse por hundirse en la piscina a causa del agotamiento?

Todas las preguntas sobre estas marcas deportivas que requieren esfuerzo extremo tienen una única palabra como respuesta: resistencia.

La primera referencia de la resistencia del hombre en la historia parece ser el relato del soldado Filípides que con sus carreras de fondo ayudó a la victoria de Atenas sobre los persas en el siglo V a.c.

Para muchos entrenadores, como Arturo Oliver de la Escuela Nacional de Entrenadores de España, la resistencia no solo es algo relacionado con lo físico. La mente también juega un rol fundamental.

“La resistencia es una cualidad psicofísica que nos permite prolongar un ejercicio o una actividad”, definió Olivier, en diálogo con BBC Mundo.

Y añadió: “Y se mejora básicamente a través del ejercicio”.

No es igual para todos

Sin embargo, la resistencia no es igual en todos los deportes.

Por ejemplo, el mediocampista español del FC Barcelona Xavi Hernández no se entrena de igual manera para los 11 kilómetros que recorre por partido que Sung Yang, el nadador chino medalla de oro en 1.500 libres en los Olímpicos de Londres 2012.

Y mucho menos se parece al entrenamiento del legendario fondista africano Abebe Bikila, quien ganó dos maratones olímpicas en Roma 60 y Tokio 64.

“Hay una resistencia general o cardiovascular y también existe una resistencia específica o muscular, que es la adaptación a cada deporte”, explicó Oliver.

“Ahora, dependiendo de su constitución física pueden utilizar medios más o menos agresivos. Así como el corredor de fondo profesional puede entrenar más de 100 millas a la semana para mejorar su resistencia, los deportistas que por la corpulencia de su constitución tienen problemas para correr utilizan máquinas como la bicicleta estática o la elíptica, que les protegen del impacto en el suelo”.

Hacer muchas cosas

Ahora bien, ¿cómo es posible alcanzar una mejor resistencia para aquellos que no son deportistas de élite?

Los consejos de principiantes son bien simples: “Hay que empezar a moverse. Por lo general todos partimos casi desde cero”, le dijo a BBC Mundo la profesora de educación física y entrenadora personal Florencia Piolanti, que reside en Argentina.

Piolanti recomienda hacer ejercicios diferenciados, o sea, que no se limiten a uno solo: “Se puede empezar por trotar 100 metros y después regresar caminando. Después se pueden hacer abdominales, después conos, y así ir rotando”.

“Lo principal es que el cuerpo resista el esfuerzo sin agotarse. Que los músculos tengan la capacidad de reaccionar al movimiento continuo”, agregó la especialista.

Por su parte Oliver, recomienda hacer ejercicios específicos.

“Los medios fundamentales para aumentar la resistencia al aire libre son la marcha y la carrera”, sostuvo el entrenador.

Y añade: “En gimnasio la carrera en cinta (treadmill), la bicicleta estática o en maquina elíptica y en el agua la natación o la carrera en el agua con chaleco para los atletas lesionados”.

Qué se intenta mejorar

Pero, ¿qué ocurre realmente cuando el cuerpo comienza a hacer estos ejercicios?

Oliver explicó que el acondicionamiento para hacerse más resistente tiene tres objetivos físicos.

El primero es mejorar el sistema cardio-circulatorio aumentando el tamaño del corazón (y reduciendo el número de pulsaciones), así como optimizar el funcionamiento de la red venosa y arterial.

El segundo objetivo es aumentar la capacidad pulmonar y el intercambio de dióxido de carbono y oxígeno.

Y por último, activar las fibras lentas del sistema muscular y estimular en simultáneo las demás fibras.

“Lo importante es que el corazón sea capaz de bombear la sangre oxigenada que requiere el cuerpo cuando se está ejercitando. Ahí está la clave de la resistencia”, explicó Piolanti.

¿Y si me aburre?

Pero no todas son carreras y abdominales en seguidilla. El aspecto mental, como lo explicó Oliver, es indispensable de controlar: no basta con tener buena condición física si no se aspira a mejorar o no hay actitud de superación respecto al ejercicio, que son fundamentales para ampliar la resistencia.

“El trabajo diferenciado tiene una intención: que la persona se aburra haciendo el mismo ejercicio”, señaló la profesora argentina.

Para eso hay que buscar varias alternativas. Una de ellas puede ser ejercitarse en pareja o con amigos.

“El primer paso es pasar de no hacer nada a querer hacer algo. Cuando el cuerpo quiere ejercitarse, entonces comienza el acondicionamiento”, explicó Piolanti.

Pero lo que ambos entrenadores recomiendan es consultar con un entrenador para armarse una rutina y seguir una dieta que le permita al cuerpo adaptarse a una rutina de ejercicios.