Llegó el gran día

Guía de Regalos

@rafavega_

Seguramente, cuando usted esté leyendo estas líneas, yo llevaré ya algunos kilómetros recorridos de la Maratón de Nueva York. Y me reconfortará saber que, de alguna forma, estamos conectados. Le pido que me transmita toda la energía que pueda, será bienvenida para hacer más llevadera la empresa.

Llegó el gran día, el primer domingo de Noviembre, la fecha que tanto tiempo llevamos esperando los maratonistas. Durante los últimos meses de entrenamientos hemos visualizado una y otra vez este día, que aparecía en el horizonte pero que nunca llegaba. Hemos ido arrancando con paciencia hojas del calendario hasta este 2 de Noviembre con el que tanto soñábamos.

Es día de ilusión, de nervios, de sufrimiento, de apretar los dientes, de recibir ánimos y, sobre todo, de orgullo por lo que vamos a conseguir. Cruzar la línea de meta en Central Park sólo está reservado para algunos privilegiados. Es como si fuera La Meca, un lugar de peregrinación al que sólo puedes llegar después de 42 kilómetros y recorrer los cinco condados de la ‘Gran Manzana’.

Con la medalla de la maratón al pecho, celebraremos esta tarde que lo hemos conseguido. Luciremos orgullosos ese metal por toda la ciudad, símbolo del trabajo realizado durante estos meses. Porque, después del esfuerzo, viene la gloria. Mañana les cuento qué se siente