Muerte de Brittany Maynard enfrenta a Vaticano y a grupo pro eutanasia

Mientras la institución eclesiástica condena la acción, Compassion & Choices defiende determinación de la paciente de cáncer
Muerte de Brittany Maynard enfrenta a Vaticano y a grupo pro eutanasia
Maynard, de 29 años, era paciente de cáncer cerebral tipo 4.
Foto: Internet

La organización Compassion & Choices le salió al paso al Vaticano al defender la decisión de Brittany Maynard, quien murió este sábado en Oregon bajo el procedimiento de suicidio asistido.

“Brittany Maynard no era católica”, plantea el reverendo Ignacio Castuera, miembro de la junta de la entidad. “La gente de fe es libre de seguir sus propias conciencias. Pero está mal utilizar las políticas de poder gubernamental para imponer un conjunto de creencias religiosas en personas que no las comparten. Esa no es la manera americana”, continúa el portavoz en declaraciones colocadas en el sitio de la organización.

“Muchos católicos difieren con el Vaticano en numeros asuntos, que van desde control de natalidad hasta el derecho de una mujer a optar por su derecho de morir”, agrega el religioso.

Las declaraciones en nombre de la organización, enfocada en facilitar el proceso de muerte digna en Estados Unidos, surgen poco después de que la institución eclesiástica catalogara como “reprensible” la determinación de Maynard.

“Dignidad es algo más que poner fin a la propia vida”, argumentó el monseñor Ignacio Carrasco de Paula a la agencia de noticias ANSA.

LEE TAMBIÉN:

Joven con cáncer que escogió morir este sábado duda de su decisión

Paciente de cáncer que morirá el 1 de noviembre realiza su “bucket list”

¿Cómo morirá Brittany Maynard bajo suicidio asistido?

Paciente con cáncer terminal escoge la fecha de su muerte (video)

El encargado de asuntos de bioética sostuvo que el planteamiento no va contra la joven, sino contra el argumento esbozado en el sentido de que las personas con enfermedades terminales deben tener la libertad de ponerle fin a sus vidas cuando ellos quieran. “El acto debe ser condenado”, sentenció Carrasco de Paula, quien dirige la Academia Pontificia para la Vida.

Maynard, de 29 años y paciente de cáncer cerebral tipo 4, tomó una pastilla letal para “ayudarla a morir” que le fue recetada por un médico meses antes.

La última voluntad de Maynard provocó sorpresa en el mundo entero e incentivó el debate a favor y en contra de la eutanasia, ya que en declaraciones hechas días antes la joven había indicado que podría posponer el proceso.