Acepta lo que eres

Guía de Regalos

Aunque he escrito toda mi vida, no fue hasta que tuve una pieza publicada que pensé que realmente yo podía decir que era una escritora. ¡Qué tonta!

Yo era una escritora en la escuela secundaria cuando escribí una novela con mis amigas. Pasábamos una libreta entre nosotras y cada una leía el capítulo anterior. Entonces añadíamos nuestro propio capítulo. Todavía recuerdo la emoción de anticipación que sentía cuando era mi turno para escribir. El deseo de averiguar cómo iba a responder a los giros y vueltas que mis amigas le habían agregado a la novela. Sentía tanta alegría al crear mis propias líneas argumentales a la novela esperando que le causara choque a mis amigas y tal vez incluso hacerlas llorar.

Yo era una escritora cuando escribí en un diario todos los días mientras estaba matriculada en la Universidad. Aún escribo en un diario hoy en día, unos 30 años después. A menudo para entender mis propios sentimientos o pensamientos necesito escribir. Cuando escribo es que comienzo a encontrar claridad y comprensión.

La escritura ha sido una herramienta para expresar mi dolor y alegría. Ha sido una vía para encontrar el camino a través de tiempos difíciles. Ha sido un espejo que me ha ayudado a auto examinar y esto a menudo ha traido cambio y acción.

Sin la escritura nunca podría ser quien soy hoy. Así que siempre he sido una escritora.

¿Qué has sido por mucho tiempo, pero debido a la inseguridad o el miedo, no lo aceptas?

¿Eres un cantante?

¿Eres un artista?

¿Eres un maestro?

¿Eres un visionario?

¿Es usted un líder?

Ser valiente y acéptalo y proclama lo que eres. No esperes a que otros afirmen lo que ya sabes en tu corazón. En cambio reclámalo para ti mismo y vive la alegría de saber quién eres realmente