Obama demanda una Internet sin restricciones

Pide que se regule como el servicio de electricidad o agua

Guía de Regalos

Obama demanda una Internet sin restricciones
Las empresas proveedoras de Internet están en contra de la neutralidad de la red.
Foto: Shutterstock

El presidente Barack Obama unió ayer su comentario a los más de 3.9 millones que se han hecho hasta la fecha en el debate de la llamada “neutralidad de la Red”. Y lo hizo, como gran la mayoría, para demandar un Internet sin restricciones y mejores o peores accesos para quien pueda pagarlos como recientemente ha tenido que hacer Netflix. Esta empresa ha tenido que pagar a proveedores como Verizon y Comcast para impedir que su servicio de vídeo llegue con retraso a sus suscriptores.

El presidente dijo que no se puede permitir que los proveedores de servicio de Internet (ISP como Verizon, Comcast, Time Warner, Optimun…) restrinjan los accesos “o elijan a ganadores y perdedores en el mercado de servicios e ideas en la red”.

Obama pidió regular Internet como si fuera una utility, es decir, como el servicio del agua, la electricidad o el teléfono, la opción que menos gusta a las empresas proveedoras de este servicio ya que da más poder a los reguladores sobre sus negocios.

Aunque el presidente ya se había manifestado a favor de mantener la igualdad en el tráfico en la red, esta es la ocasión en la que lo ha defendido con más vigor y en un momento clave ya que la FCC (la Comisión del Federal de Comunicaciones) está revisando la regulación de este servicio.

Obama dijo que la FCC debería crear reglas para proteger la igualdad del tráfico en la red y “asegurar que ni las empresas de cable ni las de telefonía sean los guardianes de la Red y decidir qué se puede hacer o ver en línea”. El presidente dijo que la neutralidad se ha de garantizar también en la red sin hilos.

Esta es la opción que más apoyan empresas de servicios y contenidos en la Red que temen que la innovación que hay en este sector quede perjudicada en caso de que los accesos a Internet sean una consideración monetaria. Para muchas empresas en sus inicios, esto sería una gran piedra en el camino.

Proveedores como Verizon han dicho que lucharían esta iniciativa en los tribunales si es la que se impone. La FCC, de hecho, no estaba contemplándola sino que consideraba un compromiso que permitiría a las ISP llegar a acuerdos con proveedores de contenidos para darles más velocidad que al resto.

Ahora la FCC, que es independiente del Gobierno, dice que necesita más tiempo para sacar adelante una propuesta