Cuentas 401K, una manera fácil de ahorrar para tu retiro

Planes ofrecidos por las empresas a sus empleados con aportaciones libres de impuestos deducidas de los salarios

Cuando firmas un contrato de trabajo con una empresa mediana o grande no pierdas los papeles en los que se te explica y se cumplimenta la inscripción en el plan de pensiones. El llamado 401K. Es más, estúdialo y entra en él. Cuanto más joven mejor.

¿Por qué?

Porque es un plan de ahorro/inversión que te ayudará a complementar los ingresos del Seguro Social cuando te jubiles. Y sobre todo, porque es uno de los planes más cómodos y fáciles para los trabajadores que terminan ahorrando casi sin darse cuenta. Sin dolor.

Pero vayamos por partes.

Los 401k son planes de ahorros proporcionados por las empresas que se nutren de un porcentaje que tu elijas de tus ingresos antes de impuestos. Hay empresas que inscriben automáticamente a los trabajadores y otras hacen este ahorro opcional.

Existe un límite anual de contribución fijado por el IRS que este año es de $17,500. Las ganancias de las inversiones en estas cuentas también son libres de impuestos hasta que los uses en tu jubilación.

Lo que los asesores financieros dicen es que es un pequeño ahorro que apenas se nota una vez que se cobra el cheque del salario, sobre todo si empiezas deduciendo un porcentaje bajo, ¿un 3%?, que puedes subir con el tiempo. Se recomienda que poco a poco llegues al 10% o al 15%. Algunas empresas ayudan con aportaciones. Si cambias de trabajo te puedes llevar contigo la cuenta e integrarla en otro 401k u otra cuenta de ahorro.

Algunas empresas ofrecen Roth 401k, en las que las aportaciones no son libres de impuestos, pero si lo es el dinero cuando lo uses. Si trabajas para la administración, la cuenta se llamará 457 y para empleados de colegios públicos y organizaciones de caridad, la variante es el 403k.

Los gestores del plan te ayudan a diseñar la estrategia de inversión (en la que hay que asumir riesgos en la Bolsa en distinta medida, según tu edad) con planes ya definidos aunque tu también puedes hacerte una cartera distinta. En el largo plazo, es posible que alternes perdidas con beneficios (hablaremos de inversión en #TuRetiro, el 3 de diciembre).

El dinero que ganes no lo puedes tocar hasta medio año antes de que cumplas los 60. Si lo haces antes, además de los impuestos, pagarás al IRS una penalización adicional del 10% sobre la cantidad que saques.

Algunos planes permiten que saques dinero sin penalización en caso de una adversidad (un problema de salud, un embargo…) pero es complicado. Si necesitaras el dinero antes de tiempo es mejor que pidas un préstamo sobre esos ahorros que no tienes que declarar al IRS y tienen unos intereses más bajos que el resto.

Pero recuerda, este no es un simple ahorro, es un ingreso para tu retiro.

La latina es la comunidad con menos cuentas 401k, no sólo porque el 38% trabaje para empresas que los ofrecen sino también porque, según el Instituto Nacional Para la Seguridad en el Retiro, pocos suscriben estos planes cuando se les ofrecen. Los hispanos son más ahorradores que inversionistas.