Latinos conservan optimismo pese a discriminación y desigualdad

Sondeo nacional revela diferencias entre inmigrantes establecidos y los recién llegados
Latinos conservan optimismo pese a discriminación y desigualdad
La encuesta se realizó entre mil latinos en todo EEUU
Foto: Archivo

Washington.- Recién llegados o ya establecidos, muchos inmigrantes latinos, como José Moya o Herminia Osorio, mantienen optimismo sobre su futuro en EEUU. Los temores sobre el aumento de la discriminación y desigualdad, y la incertidumbre sobre el rumbo del país parecen afectar poco a la comunidad hispana.

Así resume el “Estado de la Familia Latina 2014” una encuesta nacional divulgada este miércoles por la Fundación W.K. Kellogg y realizada por Latino Decisions.

En sus 76 páginas, la encuesta abre una cortina al mundo de la diversa y compleja comunidad latina, que va camino de convertirse en el 31% de la población para 2060.

“Lo principal acá es el optimismo de los latinos, que no es un optimismo ciego. La mayoría expresó preocupaciones sobre empleos, desigualdad, discriminación y violencia, pero mantienen un sentido de esperanza y una visión positiva sobre el futuro, que podría sorprender a algunos”, explicó Sylvia Manzano, a cargo de la encuesta de Latino Decisions.

Ese optimismo “cauteloso”, más pronunciado entre los recién llegados, les hace ver más avances en el acceso al cuidado médico, igualdad de oportunidades y educación. Pero muchos temen que han empeorado los problemas de violencia, escasez de vivienda a precios asequibles, y la discriminación contra los latinos y los inmigrantes.

NOTICIAS DE INMIGRACIÓN

Entrevistados por teléfono, algunos de los encuestados dijeron que el sacrificio de emigrar valió la pena.

“En Guatemala yo tenía un carrito lonchero donde vendía hamburguesas y hot dogs pero por la pobreza no se podía vivir. Llegué acá ilegal en 1975 y la travesía por México fue dura, dormimos en hoteles de mala muerte y un coyote nos quiso prostituir… acá trabajé cuidando ancianitos, limpiando casas y oficinas, y me jubilé en 2006 por problemas de salud”, explicó Osorio, de 63 años, madre de tres hijos y abuela de once nietos.

Osorio, que vive en Los Angeles (California) consiguió la residencia, pudo traerse a su madre y tres de sus hermanos, y no ha vuelto a ver hacia atrás.

“¿Que si valió la pena? sí, porque acá vivimos bien, sin miedo a que lo vayan a desvalijar a uno en la calle. En Guatemala hay mucha delincuencia y la gente vive tras barrotes en su casa”, observó.

El mexicano José Moya, de 48 años, emigró sin papeles de Guadalajara a San Francisco hace 31 años. Ahora, el padre de cuatro hijos es ciudadano de EEUU, compró su casa y trabaja como contratista de construcción.

“Vine pensando en ahorrar y regresarme a estudiar ingeniería pero me quedé. Echo de menos México pero allá no se puede salir adelante”, señaló.

Mientras, en Houston (Texas) un salvadoreño indocumentado de 23 años, que solo se identificó como “Raúl”, cruzó hace cuatro meses y le urge encontrar trabajo para pagar los $7,500 que le prestaron sus tíos para salir libre bajo fianza.

“Quiero echarle ganas pero lo primero es conseguir los papeles. Todavía no he conseguido trabajo”, dijo.

En Manhattan, el puertorriqueño Ángel Camacho, de 46 años, emigró de la isla hace un año “porque no hay empleos y la vida es cara”.

“Siempre he sido echado pa´ lante (sic). Allá trabajaba en la cocina de una guardería y acá no he podido encontrar algo parecido. Fui a un examen que no pasé y lo tengo que tomar de nuevo en un mes”, explicó Camacho, quien vive con unos amigos y está “estirando al máximo” sus ahorros.

La encuesta se realizó entre mil latinos en todo EEUU entre el 19 de septiembre y el 15 de octubre pasados, y tiene un margen de error de más o menos 3,1 puntos porcentuales.

  • El 45% cree que EEUU va por “el camino equivocado”, frente al 39% que cree lo contrario, y el 16% que no tenía opinión.
  • El 68% teme por el uso excesivo de la fuerza contra los latinos.
  • El 21% cree que hay mayor discriminación contra los latinos en Arizona, seguido por la discriminación en el empleo (18%) , otros estados (8%), y sitios públicos como tiendas y restaurantes (4%).
  • En general, los recién llegados mostraron mayor optimismo sobre las oportunidades económicas, en comparación con los que llevan más tiempo en EEUU.
  • Los temas más acuciantes para los latinos son la economía, inmigración, el crimen, la educación, la salud, el terrorismo y la discriminación, en ese orden.