Pese a los riesgos, la Fed confía en la marcha del país

La Reserva Federal, el organismo que decide la política monetaria del país, confía en que la economía está en un momento sólido a pesar de los riesgos externos y las ocasionales turbulencias de los mercados.

Así se deduce de las actas de su última reunión en la que se decidió finalizar la última ronda de su estímulo monetario no ortodoxo (la llamada relajación monetaria cuantitativa) para dar un impulso a la economía. Aunque la Fed ha guardado una de las herramientas con las que ha tratado de arreglar la crisis, otra de ellas, las tasas de interés que están casi al 0% desde 2008 se mantiene.

Con todo, estos responsables económicos ven riesgos en la debilidad de socios comerciales clave como Europa occidental y Asia (Japón está oficialmente en recesión, de nuevo), además les preocupa que la inflación sigue siendo baja y puede reducirse más aún por la caída de los precios del petróleo y la fortaleza del dólar frente a otras divisas.

No obstante estos riesgos no se ven tan fuertes como en el pasado y por ello se cree que el impacto será limitado en la economía del país de la que cabe esperar, eso si un menor crecimiento, según algunos de los miembros del comité de la Fed.

En este organismo se debatió hace unas semanas si empezar a dar pistas sobre cuando subirían las tasas de interés pero se desestimó para no transmitir la idea de que será inmediatamente