Toyota Camry 2015: prueba de manejo

Un auto seguro, confiable y con buen valor de reventa
Toyota Camry 2015: prueba de manejo
El exterior del Toyota Camry fue prácticamente rediseñado por completo.
Foto: Toyota

El Toyota Camry se produce desde 1982. Originalmente de tamaño compacto, los modelos Camry han crecido para adaptarse a la clasificación de tamaño medio, aunque los dos tamaños han coexistido desde 1990.

Desde su lanzamiento el Camry ha sido ensalzado por Toyota como el segundo automóvil mundial de la empresa, después del Corolla.

El Camry que se vende en América del Norte, se fabrica en la planta de Toyota en Georgetown, Kentucky.

Los cambios del Camry 2015 son evidentes en el exterior, donde todo, menos el techo, se ha rediseñado. La parrilla es más grande y se parece al Toyota Avalon y a algunos Lexus. De perfil, el Camry está más esculpido y se ha suavizado todavía más que su antecesor.

El Toyota Camry del 2015 está disponible en los modelos LE, SE, XLE y XSE.

El equipo estándar en la base LE incluye llantas de 16 pulgadas de acero, faros automáticos, cámara de vista trasera, control de crucero, teléfono Bluetooth, conectividad de audio y un sistema de sonido de seis bocinas con reproductor de CD, una entrada auxiliar de audio y una interfaz USB/iPod.

La SE trae ruedas de 17 pulgadas de aleación, una suspensión deportiva, molduras interiores, la tapicería de cuero simulado, un volante de cuero con adornos y medidores mejorados.

El XSE se basa en el equipo de la SE, con llantas de aleación de 18 pulgadas, asientos delanteros con calefacción, un asiento del copiloto eléctrico de cuatro vías, doble zona de control de clima automático, radio por satélite y radio HD.

El XLE está equipado de manera similar a la XSE, sin embargo, tiene más la suspensión de ajuste y está orientado al confort.

El paquete “Convenience” viene con una interfaz mejorada con pantalla táctil de 7 pulgadas “Entune”, un sistema de navegación, el Qi de carga inalámbrica de teléfonos inteligentes y una suite de aplicaciones de teléfonos inteligentes.

Viene de serie con un motor de cuatro cilindros de 2.5 litros que produce 178 caballos de fuerza y 170 libras-pie de torque. La tracción delantera y una transmisión automática de seis velocidades son estándar.

El Camry XLE y XSE pueden ser equipados con un motor V6 de 3.5 litros, que produce 268 caballos de fuerza y 248 lbs-pie de torsión.

Diseño de interiores

Su interior es uno de los más cómodos y espaciosos en el segmento, incluso los adultos altos encontrarán un montón de espacio por encima de la cabeza y delante de sus rodillas, mientras que un asiento para niños orientado hacia atrás se ajusta en la espalda con facilidad.

Sin embargo los reposacabezas traseros fijos, dificultan asegurar adecuadamente un asiento infantil de frente.

Los botones y las perillas de los controles de clima son más grandes que su antecesor y más fáciles de usar. El espacio en el maletero, en 15.4 pies cúbicos, es normal para un sedán de tamaño mediano.

Viene de serie con frenos de disco antibloqueo, control de estabilidad y tracción, delantera y airbags laterales traseros, airbags laterales de cortina delanteros y traseros, airbags de rodilla delanteros y una cámara de vista trasera.

Los modelos más cargados incluyen un sistema de alerta de puntos ciegos que se combina con un sistema de alerta de tráfico cruzado trasero. El paquete “Advanced Technology” agrega un sistema de alerta de carril de salida y un sistema de pre-colisión que utiliza los sensores de control de crucero para anticipar un accidente, advertir al conductor y aplicar el freno si es necesario, para prevenir o mitigar un accidente.

Opcional sólo en el XLE, trae el “Safety Connect” que añade la notificación automática de colisión, un botón de emergencia y un localizador para detectar el vehículo robado.

El Instituto de Seguros para Seguridad en las Carreteras dio al Camry su mejor calificación posible de “bueno”, en la prueba moderada de superposición y las pruebas de impacto frontal.

El Camry también obtuvo una calificación “buena” en los cinturones de seguridad y protección, en las pruebas de impacto lateral, del techo y retención de la cabeza.

Con las mejoras introducidas en su estructura de la carrocería, suspensión y dirección, el nuevo Camry es más sensible que las versiones anteriores a las acciones del conductor y más tranquilo en su andar. Claro, no llega a alcanzar el mismo nivel de nitidez ofrecido por los competidores más deportivos, como el Mazda 6 o el Fusion.

No es un sedán deportivo ni está al otro extremo del espectro, pero es un auto cómodo y fiable de conducir.

Prefiero el motor de 6 cilindros, antes que el de cuatro, y casi no hay diferencia en el gasto de combustible. La transmisión es sensible y trabaja sin golpes ni retrasos en los cambios.

Esta última versión del Camry no es un sedán familiar deportivo como un Mazda 6 o el Ford Fusion, pero se ve más fiable y generalmente fija su objetivo en una familia sencilla, antes que en una pareja de jóvenes que les guste tomar la carretera a toda velocidad.

Su historial y la calidad de conducción lo hacen destacar con las más altas calificaciones en el grupo de los sedanes familiares, como el Ford Fusion, el Honda Accord, Mazda 6 y Nissan Altima. Todo eso sin apelar a lo deportivo.

Para algunos será un auto aburrido, pero para muchos es un vehículo totalmente fiable, con un buen valor de reventa.

Para el 2015, corrige muchas de sus deficiencias anteriores, añade un poco más de brío y a pesar de que no creo que se pueda proclamar como el líder de la clase, se coloca de lleno en el paquete de los mejores de su clase.

Precio: Desde $22,970 hasta $31,370

Consumo: 25 mpg ciudad/35 mpg carretera