Crece necesidad de asistencia alimentaria en NYC

El 80% de los bancos de alimentos y cocinas públicas experimentaron un crecimiento en el número de visitantes

Crece necesidad de asistencia alimentaria en NYC
Decenas de personas se acercaron el lunes al Food Bank en la calle 116 para recibir bolsas de alimentos.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

@jcmatossian

El mexicano Mario Hernández puede llevar el pan a su mesa en los meses en que consigue suficientes empleos temporales como jornalero, pero cuando las ofertas escasean las cocinas de caridad son su único recurso.

“Al principio sentía que perdía mi dignidad cuando pedía de comer, pero te das cuenta que no tienes otro remedio”, relató Hernández (39), quien llegó a Nueva York hace siete años, mientras hacía cola en una despensa de comida en Brooklyn. “Es más digno que pedir dinero en el metro o en la calle”.

Su situación no es única. Según el reporte anual publicado ayer por Food Bank for New York City, 1.4 millones de neoyorquinos dependen de la distribución de comida de emergencia para obtener una nutrición básica. Y cada vez son más: La organización sin fines de lucro revela que el 80% de los bancos de alimentos y cocinas de caridad de Nueva York experimentaron un crecimiento en el número de visitantes este año.

“Se hace extraño que, en este momento del año en el que celebramos la abundancia, tengamos que recordar a los habitantes de Nueva York que demasiada gente, que demasiados niños, están hambrientos”, señaló Robb Smith, director ejecutivo de la organización estatal Interfaith Impact of NYS.

Las cifras también evidencian el impacto de los recortes federales en el programa de cupones de comida (SNAP), que entraron en vigor en noviembre del año pasado. Según el reporte, esos recortes han provocado que más de un millón de hogares neoyorquinos pierdan una media de $18 al mes en beneficios, lo que se traduce en 56 millones menos de raciones de comida en 11 meses – más de lo que distribuyen los bancos de comida del país en todo un año.

Food Bank, que integra a unas 1,000 organizaciones benéficas en toda la ciudad, denuncia que el problema del hambre seguirá creciendo si siguen disminuyendo las ayudas para los casi 1.8 millones de residentes en Nueva York que están sujetos a SNAP.

El informe indica que, entre septiembre de 2013 y septiembre de este año, el 60% de las cocinas y bancos de alimentos reportaron que no contaban con la comida suficiente para atender el elevado número de peticiones, por lo que se han visto obligados a recortar las raciones que reparten.

Las organizaciones de caridad reclaman al gobierno y a la legislatura estatal que inviertan más fondos en los programas de comida y, sobre todo, que aprueben una subida considerable del salario mínimo, que ahora mismo se sitúa en sólo $9 la hora.

“El salario mínimo actual sencillamente no es suficiente para sacar a nuestro trabajadores de bajos ingresos de la pobreza”, señaló Robb Smith, de Interfaith Impact of NYS.

  • Nueva York cuenta con decenas de cocinas de caridad, bancos y despensas de alimentos que sirven o reparten comida de manera gratuita diaria o semanalmente. Para encontrar el más cercano, llame al 311 o visite nyc.gov, donde puede encontrar un localizador online. A través de www.homelessshelterdirectory.org/foodbanks/NYfoodbanks.html puede encontrar también centros en todo el estado.
  • Si quiere acogerse al programa de cupones de comida (SNAP) o cualquier otro programa de beneficios sociales disponible en Nueva York, puede hacer su solicitud directamente en línea a través de www.nyc.gov/ACCESSNYC. También puede solicitar que le envíen información y los formularios a través del 311, o pedir en ese número la ubicación de la oficina del programa más cercana a usted.