Hispano que arrojó pintura a Bratton es un activista comunitario

El boliviano Diego Ibáñez, arrestado el lunes en Times Square, tiene un largo historial de organización comunitaria

Guía de Regalos

Hispano que arrojó pintura a Bratton es un activista comunitario
El arresto anterior de Ibáñez ocurrió el 5 de noviembre durante una manifestación frente al Consulado de México.
Foto: Humberto Arellano / El Diario

Nueva York — Amigos cercanos del boliviano-americano Diego Ibáñez (26), arrestado la noche del lunes tras ser acusado de arrojar pintura roja al Comisionado de Policía Bill Bratton, lamentaron que la prensa y autoridades etiqueten de criminal al activista con un largo historial de participación en organización comunitaria.

Ibáñez fue detenido durante la protesta que se efectuó en Times Square luego de que un gran jurado en Ferguson no impusiera cargos criminales contra el policía Darren Wilson por la muerte del afroamericano Michel Brown. Este martes el activista fue presentado ante un juez que le impuso cargos de alterar el orden público, acoso, conducta criminal y asalto a un oficial de policía.

El boliviano, que reside en el vecindario de Sunset Park, en Brooklyn, y cuya familia emigró de la ciudad de La Paz cuando él era un niño, ya había sido arrestado varias veces en relación a otras protestas. Una de las detenciones ocurrió el 5 de noviembre durante una manifestación frente al Consulado de México para exigir justica por la desaparición de los 43 estudiantes de magisterio de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero.

Otros arrestos datan de octubre del 2012 durante una demostración del movimiento Ocupar Wall Street en Duarte Square y en una protesta en un restaurante Hot and Crusty en Manhattan. Para entonces Ibáñez encaraba una condena de 90 días en la prisión de Rikers Island impuesta por el juez Matthew Sciarrino Jr., de la Suprema Corte del Estado de Nueva York.


Lee también:

NY y NJ enfrentan ola de protestas por decisión de Ferguson (video)

Protesta por Ayotzinapa termina con arrestos en NYC (fotos)


Sciarrino fue responsable de imponer largas condenas a integrantes de Ocupar Wall Street. Cuando Ibáñez fue arrestado en Duarte Square llegó a un acuerdo de libertad (Adjournment of Contemplation of Dismissal Agreement) comprometiéndose a no ser arrestado en un plazo de 6 meses, pero violó el convenio al manifestar dentro del restaurante Hot and Crusty, cuando el negocio cerró en represalia por la sindicalización de los trabajadores.

La inmediata movilización de activistas, residentes y académicos de Sunset Park lograron que Ibáñez quedara absuelto.

“Es un joven valiente y de buenos sentimientos, jamás agresivo o violento. Simplemente está enojado por la injusticia”, dijo una activista y amiga cercana que prefirió no ser identificada. “Es un gran organizador comunitario y uno de los primeros en responder a la devastación del huracán Sandy en Far Rock Way”.

De acuerdo con activistas, Ibáñez comenzó su lucha por justicia social desde la infancia y tiene experiencia organizando a la comunidad en temas de vivienda y abuso laboral, además de ser cofundador de una cooperativa para revitalizar zonas devastadas por Sandy.

Es un notable defensor de los derechos civiles y de inmigrantes. Colabora en La Zenka, una revista que aborda los temas de las comunidades indígenas de Nueva York.

“Tal vez no era la forma, pero es de los pocos que lleva sus ideales a la acción. Diego no es un criminal, por el contrario, lucha contra ellos”, dijo Mahoma López, activista de El Bronx que inició la sindicalización de trabajadores sin estatus legal migratorio en Hot and Crusty. “Es un buen amigo, muy noble y valiente. No merece castigo, ni etiquetas despectivas”.

Amigos cercanos y activistas aseguraron que iniciarán movilizaciones y colecta de firmas en caso de que Ibáñez enfrente una pena severa.

Pablo Benson, amigo cercano de Ibáñez, comentó que hasta ahora no se ha comunicado con él pero se esperaba que quedara libre para la noche de martes.

“Diego creció en Bolivia y luego en Utah y vino a Nueva York para participar en Ocupar Wall Street en 2011 y se quedó en la ciudad”, contó. “Su activismo es desde siempre, pero comenzó más comprometidamente con los Dreamers en 2010”.