Armani y la suerte, la clave para Nacional

El verde de Medellín espera a Boca o River para la final

Franco Armani detuvo el remate de Rafael Toloi de Sao Paulo y encaminó la victoria de Atlético Nacional.
Franco Armani detuvo el remate de Rafael Toloi de Sao Paulo y encaminó la victoria de Atlético Nacional.
Foto: EFE

Sao Paulo

El Atlético Nacional puso fútbol en el primer tiempo y coraje para aguantar en el segundo y de esa manera pudo dejar en la cuneta al Sao Paulo de Brasil y ser finalista de la Copa Sudamericana.

El portero Franco Armani fue la figura del equipo verde de Medellín que clasificó en la lotería de los penales a costa del gran favorito que cuenta entre sus figuras a Kaká, Luiz Fabiano y Ganso.

Sao Paulo que había perdido en la ida en Colombia niveló la serie tras vencer 1-0 en Morumbí con gol de Ganso, pero fue incapaz de llevar al marcador la superioridad del segundo tiempo y claudicó frente a su propio público que sufrió la decepción.

El Atlético Nacional espera en la final a un rival argentino, el ganador del clásico entre el Boca Juniors y el River Plate, que jugaban anoche en Buenos Aires.

En los penaltis, los colombianos acertaron todos sus lanzamientos y el Sao Paulo comenzó mal, por un error de Alan Kardec, que se resbaló al tomar carrera en el campo mojado y lanzó el balón por arriba del horizontal.

Luego, el portero argentino Armani detuvo el remate de Rafael Toloi.

Con su triunfo desde los once metros, el Atlético Nacional llega a su segunda final de la Sudamericana, después de la de 2002, en la que perdió contra el San Lorenzo argentino

http://www.eldiariony.com