Despoblado “Black Friday” en Nueva York

Centros comerciales lucieron como cualquier otro día en algunos sectores

Despoblado “Black Friday” en Nueva York
Marina y Khalid Trostyanetsky compraron por casualidad
Foto: Joaquín Botero

Cada centro comercial tendrá sus cuentas claras de ventas y el tráfico de compradores al final del día. Pero al mediodía de hoy parecía un día ordinario en el Rego Park Center en Queens, contiguo a la tienda Sears. Y no un Viernes Negro, famoso por sus grandes descuentos y la gran afluencia de compradores.

Nancy Ruiz (70), ecuatoriana, vino sólo a comprar una casitas para adornar debajo de los árboles de Navidad de su casa y oficina. “No me dio miedo de que hubiera mucha gente y en realidad no encontré congestión. He mirado muchos precios alrededor y no sé qué truco harán para convencer de las rebajas. A mi parece que todo es más o menos lo mismo”, dijo la experimentada compradora que desde el fin del verano había madrugado a las compras navideñas.

LEE ADEMÁS

Piden salarios dignos a Wal-Mart en pleno “Black Friday”

Francisco Rosales (63) vino por un taladro y no lo encontró. “Ayer, el mismo Día de acción de gracias, compré ropa en Jamaica. Yo no me desvelo por los precios bajos. Si me gusta algo lo compro. Ahora necesito una computadora portátil, pero me toca ir poco a poco midiendo mi capacidad con el dinero hasta fin de año”.

Willie Santana (26) vendedor dominicano de la tienda de zapatos Payless, reconoció que el día marchaba como uno ordinario, pero esperaban que las ventas fueran aumentado hacia el final de la tarde. Abren hasta las 10 p.m. “Primero la gente busca los electrónicos y luego viene por los zapatos”, dice el joven que ha trabajado cinco Viernes negros seguidos.

LEE ADEMÁS

Peleas y estampidas, la peor cara de “Black Friday”

La pareja rusa conformada por Marina y Khalid Trostyanetsky dice que fueron al centro por comida. Pero se ríen al tiempo y reconocen que terminaron comprando un televisor de pantalla plana. “El precio estaba bueno, pero quizás es lo mismo que en otros días”, dice la pareja residente de Rego Park.