Pesista pone en alto a Ecuador

Sin apoyo gubernamental, deportista guayaquileño se corona campeón mundial en Florida
Pesista pone en alto a Ecuador
Pedro Verdezoto preparándose para competir.
Foto: proporcionada

@NubeUrgiles

Pedro Verdezoto representa a Ecuador por amor al arte. Acaba de coronarse campeón mundial en el torneo de ‘powerlifting’ en West Palm Beach, Florida, con sus propios medios, según indicó antes de volver a su país.

El guayaquileño dijo que desde 2010, con sus propios recursos económicos, compite en torneos internacionales de levantamiento de poder, conocido en inglés como ‘powerlifting’, un ‘hermano’ del levantamiento de pesas o halterofilia.

“Soy tres veces campeón sudamericano”, indicó Verdezoto en entrevista telefónica. “En 2012 fui segundo en el mundo, y ahora campeón mundial”, dijo sobre el oro logrado en la categoría Master-1 (40-44 años) y de 75 a 82 kilos, en el torneo realizado el pasado noviembre por WPC (World Powerlifting Council), en Florida.

Verdezoto, de 43 años, señaló que se inició en el ‘powerlifting’ en 2000, perteneciendo entonces a la Federación Ecuatoriana del deporte, de la que separó en 2010 “porque éramos federados, pero nunca nos ayudaron a pagar los gastos, ni nada”.

Contó que en 2004 fue a Venezuela, en 2005 a Brasil, al siguiente año a Argentina y Uruguay. “Todos esos gastos me los pagué yo”, dijo.

La pasión por el ‘powerlifting’, que empezó cuando su hermano mayor, Freddy, le llevó a un gimnasio —por primera vez a los 28 años— le lleva a representar a Ecuador por amor al deporte.

Aunque durante la competencia no usa ropa con distintivo nacional, dijo que en la premiación viste calentador y chaqueta con el nombre de Ecuador, “que me mandé hacer yo, porque a mí nadie me da nada”, reiteró.

Pero eso no le importa. “Al escuchar el himno nacional casi lloro”, señaló sobre la ceremonia de premiación del evento realizado del 10 al 16 de noviembre pasado.

“Aquí yo no soy Pedro Verdezoto, yo vine a competir por Ecuador, así sea con mi dinero”, manifestó. “Y ese es el orgullo que me voy a llevar a la tumba”.

Como el deporte que le apasiona no le da de comer, Verdezoto indicó que se gana la vida trabajando en la parte administrativa y de producción del canal de televisión Teleamazonas.

Y hasta usa sus vacaciones para salir a competir. “Si este deporte hubiese sido olímpico, hasta una casa me hubiera dado el gobierno”, señaló. “Pero como no es olímpico no hay una ayuda”.

No obstante, tiene la meta de sacar adelante el levantamiento de poder “porque ya es una pasión, no es algo de dos años, yo tengo ya 14 años en este deporte”, expresó.

Como todo en la vida, lograr el éxito requiere sacrificio. En su caso, es doble: físico y económico.

“Un cinturón profesional vale $200”, dijo. “La proteína, que dura dos semanas, yo la consigo en $60-70, y ganamos sólo una medalla”, dijo el menor de tres hermanos.

No obstante, destacó que se compensa porque el ‘powerlifting’ le ha ayudado a levantar su autoestima.

“Es un deporte sacrificado, que me encanta”, aseguró. “Aunque uno es más reconocido a nivel internacional que en el mismo país”.

Debido a problemas de cartílago en la rodilla derecha, ahora sólo compite en la modalidad de “benchpress”, en la que levantó 160 kilos, bueno para ganar oro en West Palm Beach.

Dijo que morirá con su deporte. “Esto ya es parte de mí. Me mantiene muy saludable, nadie cree que yo tengo 43 años”, remató.

“No hay edad para el powerlifting… Si me pregunta hasta cuándo yo voy a estar en ésto, yo creo que va a ser hasta el día que me muera porque es lo que me mantiene sano, físicamente y espiritualmente”

eldiariony.com