Prohíben la discriminación por género, origen y religión

Las nuevas normas no aplican a todas las agencias federales

Washington

El fiscal general, Eric Holder, emitió ayer nuevas “guías” contra el prejuicio racial de la policía que prohíben la discriminación en base a género e identidad de género, origen nacional, religión y orientación sexual.

Pero las nuevas guías no aplicarán a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ni a la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), Patrulla Fronteriza, Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y Servicio Secreto. Tampoco aplicarán en los aeropuertos.

“No podemos darnos el lujo de hacer perfil racial (de detenidos), de hacer las tareas policiales en base a estereotipos”, advirtió Holder durante un evento en el norte de Virginia. Antes Holder había declarado que EEUU es una “nación de cobardes” por evitar el diálogo racial.

Ayer Holder lamentó que, a su juicio, el tema sólo surge “cuando tenemos incidentes” y no como un diálogo duradero.

En las tareas día a día de las autoridades locales y estatales solo aplicarán cuando estas estén involucradas en tareas federales, y habrá excepciones en caso de descripción de sospechosos de crímenes.

Holder alentó al diálogo sobre las relaciones raciales, pero grupos cívicos exigieron medidas más amplias y más contundentes.

Jennifer Bellamy, abogada de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo a este diario que las guías son una “buena señal de progreso”, pero insuficientes porque no incluyen a todas las agencias “en todos los niveles del gobierno”.

“Nadie debe ser víctima de acoso por ser quién es, y seguiremos luchando para que se prohíba la discriminación racial en todas sus manifestaciones”, afirmó.

Las nuevas guías, producto de una revisión que inició en 2009, fueron divulgadas en momentos en que las protestas en todo EEUU por la brutalidad policial contra las minorías se han intensificado.

La agrupación afroamericana NAACP ha exigido reformas y una ley federal contra la práctica del “perfil racial”.

El presidente Barack Obama ha pedido reforzar la confianza del público en la policía, pero las decisiones de sendos jurados de no enjuiciar a policías blancos implicados en la muerte de dos afroamericanos desarmados en Ferguson (Missouri) y Nueva York han caldeado los ánimos entre las comunidades minoritarias.

El próximo sábado, líderes de la comunidad afroamericana han convocado una marcha nacional en la capital estadounidense para exigir una mayor rendición de cuentas de la policía