Campaña cibernética contra cierre de iglesia católica en Manhattan

Nativity sería una de las nueve parroquias que se unirían a otras, como parte del plan de la Arquidiócesis de Nueva York

MANHATTAN – Los feligreses de la iglesia católica Nativity en el East Village están en pie de lucha para que la Arquidiócesis de Nueva York no les cierre la puerta de su centro de oración. Hace ocho años, lo lograron con una carta. Ahora el esfuerzo se está llevando a cabo en las redes sociales.

En los últimos días, se abrieron cuentas en Facebook, Twitter, Tumblr y YouTube. En FB, por ejemplo, está la campaña “Keep Nativity Church Open”, con fotos, comentarios y videos.

El objetivo, dice la líder del movimiento en las redes sociales Mercedes Sánchez, es convencer a la arquidiócesis para que cambie sus planes. Por ello muestran los rostros de los feligreses y relatan historias de la congregación. “Tenemos este sentido de comunidad. Somos muy activos”, dice Sánchez.

El mes pasado la Arquidiócesis anunció que la Nativity sería una de las nueve parroquias que se fundirían con otras. Según la declaración del cuerpo religioso, la iglesia —localizada en la Segunda avenida cerca a la calle Segunda— se fusionaría con la Most Holy Redeemer, localizada a dos cuadras en la calle Tercera, cerca de la Avenida A.

Los feligreses de Nativity quieren seguir visitando la iglesia a la que algunos han asistido por décadas, dijo Sánchez. “No sólo van a las misas de una hora, también organizan eventos y grupos de oración”.

Las dos iglesias compartirán recursos y servicios, pero “sólo se celebrarían misas en la Nativity en ocasiones especiales”, explicó el padre Sean McGillicuddy, quien ha trabajado como pastor en ambos centros de oración.

McGillicuddy dijo que entendía la conexión emocional, pero piensa que la fusión beneficiará a ambas parroquias. “Fortalecerá la comunidad. Ambas iglesias muestran bajos registros de asistencia. En Nativity, caben entre 500 a 600 personas, pero todas las misas de domingo son atendidas por sólo 250”.

Sánchez dijo que “no seguirían con la campaña ciegamente y que tenemos la esperanza de permanecer abiertos, pero estaremos contentos con la decisión que se tome”.

El cardenal Timothy Dolan supervisa 368 parroquias en todo el estado que cobijan a alrededor de 2.8 millones de católicos.

“Yo puedo entender la rabia y la frustración de nuestra gente y me disculpo porque soy el agente del cambio. Pero esto se trata del futuro, se trata del fortalecer y renovar, y saldremos adelante”.

La diócesis de Brooklyn, que cobija a Queens, redujo su número de parroquias de 199 a 187 en 2009.

La diócesis católica enfrenta una caída de curas cada año, en tanto que hay más retiros que ordenaciones. La asistencia ha bajado según cifras de la arquidiócesis de 2013. Sólo 12% de los llamados católicos del estado asistía a misa con regularidad los domingos.

La Arquidiócesis de Nueva York fundirá 31 parroquias, lo que significa que 19 iglesias serán cerradas en Manhattan, El Bronx y Staten Island.