Tito el Bambino viene feroz con su ‘Alta Jerarquía’

El nuevo álbum del reggaetonero está cargado de sexo, violencia y amor

Tito el Bambino viene feroz con su ‘Alta Jerarquía’
Tito el Bambino discute el contenido de su nuevo álbum 'Alta Jerarquía'.
Foto: Suministrada

A Tito el Bambino le parece que hay artistas que hablan mucho de violencia, y a la hora de la verdad no salen con nada, además, reconoce que le importa muy poco la opinión de quienes creen que el reggaetón es sexista.

Así de directo y sin pelos en la lengua se mostró el intérprete sobre su nuevo álbum “Alta Jerarquía”, un disco en el que regresa a las raíces más puras del género urbano, y en el que incluye letras controversiales, como en los viejos tiempos.

Con casi dos décadas en la industria, el reggaetonero decidió que después de haber experimentado con varios ritmos, era tiempo de que fuera su público quien decidiera lo que quería escuchar, y el resultado es este trabajo, en el que el artista también acoge la bachata, el merengue, la salsa y hasta el reggae.

– Alta Jerarquía es en su mayoría reggaetón, pero tiene otros matices. ¿Cuál fue la motivación?

A raíz de lo que está pasando con las redes sociales decidimos platicar con los fanáticos sobre qué querían escuchar en mi próximo álbum, y escogieron que fuera más música urbana. Pero después de esa música urbana no quería perder mis raíces de los últimos años que es la música tropical, y de ahí en adelante empezamos a trabajar el disco un 90% urbano, pero también el merengue, la bachata

– Hay temas muy fuertes como ‘Gatilleros’ que hacen referencia a la violencia, ¿a quién va dirigido el mensaje?

Realmente esto es parte del mundo del entretenimiento, un mundo competitivo donde trabajamos todo tipo de música, donde sabemos que existe una competencia. Entendemos claramente que tenemos un público súper amplio que viene desde los 90’s, y en aquel tiempo el lenguaje de la música urbana era muy distinto al de ahora, hay una necesidad de cubrir toda la base de fans. Unos querían un poquito de letra más historia, y otros querían un Tito el Bambino más comercial, pero cayendo en lo urbano. Hay canciones que se pueden llamar nocturnas para el baile, hay otras más alegres, otras con mas sentimiento, y otras con un contenido más rabioso como “Gatilleros”, que trata de personas que exhiben una falsa cara, y más que un contenido fuerte, lo que es, es una crítica social a aquellas personas que teniendo la oportunidad de tener el talento para ser cantante, pues pretenden meter una imagen de lo que no son.

– Entonces no van dirigidos a nadie…

No, son composiciones abiertas.

– También hay una alta carga sexual en el disco, ¿qué opinas de los que aseguran que el reggaetón trata a la mujer como un objeto?

Yo creo que esos señalamientos hacia la música urbana son un poco desacertados…como compositor y creador, cuando uno habla, uno tiene que hacerlo con base y fundamento. Si tú estudias las composiciones en general, desde que yo soy pequeño, el éxito mundial era escuchar boleros, se baila muy pegado, era como un secreto que le cantaban en aquel tiempo a la infidelidad, pero como era música de adultos, pues nadie señaló eso. Igual con la música de los hippies, se creía que se usaba drogas. Entonces realmente nosotros somos historiadores de composiciones, no pretendemos lastimar a nadie… yo hago música y la compra quien es mi fanático, quien conoce mis vivencias, quien mal interprete mis letras, pues realmente no me interesa.

– ¿Crees que la gente se vaya a cansar del reggaetón?

Pues yo me siento muy contento, yo no le pongo tiempo de muerte a lo que yo hago porque quien va a desaparecer son algunos artistas, pero la música sigue creciendo. Desde que yo tengo 12 años he soportado a mi familia con esto, ¡así que imagínate!, yo pienso ser el Julio Iglesias de este movimiento, seguir viviendo de lo que hago (entre risas).

– ¿Cuál es el secreto para mantenerse?

Primero que nada, tener la oportunidad de escuchar. Cuando tú crees que te las sabes todas, ahí viene el fracaso, pero en el caso mío, tengo la oportunidad de oír, siempre me pongo en las manos de Dios cuando hago mis cosas, respeto a mis fanáticos, a quienes me apoyan, y siempre me gusta oír mucho, pienso que me ha ayudado a seguir permanente.