Guadalupanos divididos en su celebración

Tristeza de fieles de la organización Tepeyac

La Antorcha Guadalupana de la Asociación Tepeyac durante su recorrido ayer en Park Avenue.
La Antorcha Guadalupana de la Asociación Tepeyac durante su recorrido ayer en Park Avenue.
Foto: Fotos Mariela Lombard

zaira.cortes@ eldiariony.com

Tristeza, enojo y confusión fue el sentir de los mexicanos ante lo que muchos calificaron como una división de fieles, luego de que la Arquidiócesis de Nueva York cerrara las puertas de la Catedral de San Patricio a la Antorcha Guadalupana y acordara la colaboración con Casa Puebla, desplazando a la Asociación Tepeyac.

“Para los inmigrantes, San Patricio simboliza la Basílica de Guadalupe. Es un lugar de regocijo donde los creyentes sentimos el calor que desprende la antorcha que viene de México”, dijo Pablo Cruz (65), residente del norte del estado que participa en la tradicional carrera desde hace 12 años. “Los problemas de la Arquidiócesis y las organizaciones mexicanas atropellaron nuestra fe. Es inaceptable que nos dividan”.

El resultado más visible de la pugna fue la falta de feligresía en la Catedral ante la convocatoria de la Arquidiócesis y Casa Puebla.

“Hace un año no cabía ni un alfiler de tanta gente en las calles y en la catedral”, dijo Noelia Salas (56). “Este año ni siquiera se llenó la Catedral. La Arquidiócesis cierra iglesias porque no hay fieles, pero sus acciones son parte del problema”.

“No es el mismo cariño a un fuego que viene de México a Estados Unidos, como los inmigrantes, que a un fuego que se prende aquí”, dijo Juan Vélez (34).

La Arquidiócesis de Nueva York, por su parte, culpó al presidente de la Asociación Tepeyac de su ausencia. “Por más de un año, el señor Joel Magallan nunca llamó o se reunió o coordinó las misas en la Catedral de San Patricio”, dijo Wanda Vázquez, directora de la Oficina de Ministerio Hispano de la Arquidiócesis, en un comunicado.

Vázquez también cuestionó el carácter religioso de la antorcha. “La antorcha es un símbolo social pero no es católico”.

La funcionaria sostuvo que la Arquidiócesis “pidió la colaboración de Casa Puebla, que es una identidad muy conectada a la comunidad mexicana y el pueblo latinoamericano, cuyos servicios son gratuitos y quienes cumplen con las normas de la Iglesia Católica”.

No obstante, Magallan divulgó un comunicado de prensa fechado el 17 de octubre -adjuntando una carta a Vázquez- explicando que recibió por correo dos notificaciones de la cancelación, pero no logró responder a tiempo porque estaba en México atendiendo asuntos de la Antorcha Guadalupana

<img src="/wp-content/uploads/2014/12/LOCALES_312139995_EP_-1_0.jpg" caption="

summary

“/>

<img src="/wp-content/uploads/2014/12/LOCALES_312139995_EP_-1_1.jpg" caption="

summary

“/>

<img src="/wp-content/uploads/2014/12/LOCALES_312139995_EP_-1_3.jpg" caption="

summary

“/>