Un refugio ante el desamparo en Bajo Manhattan

Cada día la sede principal de The Bowery Mission ofrece más de mil platos de comida

@JoaquinBotero

La cifra de desamparados en los refugios de la ciudad no para de crecer, y la mayoría de los desamparados que viven en las calles sufren de enfermedades mentales u otros problemas de salud. Latinos y afroamericanos representan una alta proporción de la población afectada.

El programa de recuperación de The Bowery Mission parte de la perspectiva de que no tener vivienda puede ser un síntoma de otros problemas como el abuso de sustancias, la inestabilidad financiera, la violencia doméstica y los delitos sexuales. El enfoque busca una transformación de las personas que “se gradúan” con una vida transformada: sobrios, con trabajo, independientes y con un plan para el futuro. La ciudad financia sus costos en su totalidad.

Cada uno de los tres programas de recuperación de Bowery Mission comienza con suplir las necesidades básicas de las personas por un periodo de quince meses mientras están en proceso de recuperación. También se ofrece entrenamiento laboral, consecución de vivienda y asistencia legal.

Los programas para niños de 6 años a jóvenes de 18 están diseñado para que encuentren su potencial y trasciendan las limitadas oportunidades, para convertirlos en líderes con moral y ambición académica. El campo Mont Lawn, situado en Los Poconos, Pensilvania, puede acoger hasta 1,100 niños.

Cada día la sede principal en el Bajo Manhattan ofrece más de mil platos de comida. En 2013 se sirvieron 382,000 raciones. Al tiempo, los empleados proveen ayuda y esperanza. También se brinda techo para 180 hombres, mujeres y niños. Cada noche del miércoles un equipo voluntario de médicos y otros profesionales ofrecen servicios. Una vez al mes van optómetras.

Las puertas rojas de la organización están abiertas para aquellos que necesiten comida. No se les pide identificación ni se formulan preguntas. Simplemente se les sirve.