Cientos de policías asistirán hoy a funeral de agente Ramos

La ceremonia de entierro está pautada para este sábado a las 10 a.m.

@Zaira_Reporter

NUEVA YORK — En medio de un fuerte dispositivo de seguridad se realizó este viernes el velatorio del oficial Rafael Ramos en la iglesia Christ Tabernacle, en el vecindario de Glendale, Queens. El área permaneció bajo la vigilancia de la Unidad de Contraterrorismo del Departamento de Policía (NYPD).

Cientos de oficiales, residentes y feligreses de la iglesia, de la que Ramos fue parroquiano por 14 años, se congregaron para despedir al policía caído en un emotivo velatorio. Mientas decenas de familiares y amigos cercanos esperaban para entrar al abarrotado templo, los agentes especializados observaron cada movimiento desde edificios aledaños.

El dispositivo de seguridad incluyó helicópteros y perros que continuamente inspeccionaron las inmediaciones del templo, como parte de los preparativos para el arribo del vicepresidente Joe Biden, quien asistirá al funeral.

La familia del oficial llegó a la 1:30 p.m. escoltada por varios oficiales, quienes impidieron que la prensa se acercara. Entraron por la puerta secundaria del templo, en la calle 64. El rostro de Jaden Ramos (13), hijo del fallecido, expresaba tristeza y conmoción. Totalmente vestido de negro, el chico no se apartó de sus parientes.

Consignas de apoyo a la Policía figuraron en las calles con mensajes como “De Blasio tiene que renunciar” “Descansa en paz oficial Ramos” y “Dios bendiga al NYPD. Honor y respeto”. En una pancarta colocada en el estacionamiento del centro comercial Stop & Shop, cerca de la calle Cypress Hill, se podía leer “La comunidad de Glendale apoya al Cuartel 84, al NYPD y las fuerzas del orden. Descansen en paz oficiales Ramos y Liu. Estos jóvenes hombres hicieron su último sacrificio. El país entero nunca olvidara la forma en que murieron. Ellos no murieron en vano”.

Una familia afroamericana arribó al sitio con fotografías de los abatidos y una pancarta que decía “Dios bendiga al NYPD”.

Al medio día, el cortejo fúnebre avanzó a lo largo de la avenida Myrtle resguardado por patrullas. El féretro, cargado en hombros por un séquito de policías, fue recibido con un saludo oficial que arrancó lágrimas entre los presentes.

“Cuando vi en las noticias que Rafael fue asesinado, rompí en llanto. Tenía un corazón tan grande”, manifestó Ana Montes (54), feligrés Christ Tabernacle. “Lo recuerdo muy bien en una representación teatral en la que participó haciendo reír a todo el mundo. Era un magnifico vecino”.

Residentes ondearon una bandera puertorriqueña en apoyo de la Uniformada y de los policías boricuas.

“No queremos una muerte más”, indicó Ruth de la Luz, vecina en Glendale. “Yo perdí un hijo y conozco el dolor de la familia de Eric Garner y de los oficiales Ramos y Liu”.

Asisten personalidades

Entre las personalidades que acudieron al velatorio estaba el cardenal Timothy Dolan, el comisionado William Bratton, el ex alcalde Rudolph Giuliani, el senador estatal Adriano Espaillat, el fiscal de Manhattan Cyrus R. Vance Jr., y el fiscal de Queens Richard Brown.

Bratton portaba la placa de policía con un cinto negro, que simboliza el luto que impera en el Departamento de Policía (NYPD).

Mientras El Diario se encontraba en el lugar, el alcalde Bill de Blasio y la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, no habían llegado al velatorio.

Las asperezas entre el NYPD y la Alcaldía se acrecentaron con la muerte de los policías.

Patrick Lynch, presidente de la Asociación de Patrulleros Benevolentes (PBA/Sindicato de Policías), dijo en semanas recientes en una fiesta de Navidad para familiares de oficiales fallecidos, que los uniformados necesitan apoyo en vida, no “lágrimas de cocodrilo” cuando mueren.

En la fiesta, Lynch hizo referencia a un formulario titulado “No insulten mi sacrificio”, en el que los uniformados podían solicitar que tanto De Blasio como Mark Viverito, no asistan a su funeral en caso de morir en el cumplimiento del deber.

LEE TAMBIÉN:

Agente Rafael Ramos es despedido con honores

Neoyorquinos le dan último adiós al policía Rafael Ramos

Ministros latinos piden reconciliación en la ciudad

Fundación del 9/11 pagará hipotecas de familias de policías asesinados

Servicios funerarios

El vicepresidente Joe Biden asistirá al funeral del oficial caído, programado para este sábado a las 10:00 a.m. en la iglesia Christ Tabernacle, en 64-35 de la avenida Myrtle. El último adiós al oficial Liu todavía está pendiente.

Por su parte, la ciudad prolongará los honores para los oficiales asesinados. El martes, 30 de diciembre, de 9:00 a 9:05 p.m., el árbol de navidad de Rockefeller Center, monumentos históricos y los edificios más emblemáticos -incluido el Empire State- atenuarán sus luces, informó la oficina del alcalde.

Calles cerradas

El NYPD cerrará las calles cercanas a la iglesia para el servicio funerario desde las 7:00 a.m. hasta la 1:00 p.m. Estará bloqueada la avenida Myrtle, entre las calles Fresh Pond Road y la avenida Cooper, la calle 67 entre las avenidas Myrtle y Cooper. No se permitirá estacionamiento a lo largo de la avenida Central entre Myrtle y 73 Place; Otto Road, entre la calle Cypress Hills y 69 Place, y la Avenida Metropolitan entre Fresh Pond Road y 73 Place. El flujo peatonal también estará limitado.

Concurrido funeral

Se espera que unos 500 policías del condado de Nassau atiendan el funeral, informó el presidente de la Asociación de Patrulleros Benevolentes (PBA) del condado de Nassau, James Carver. La Uniformada estima que unos 25,000 oficiales de todo el país asistirán al último adiós del policía caído.