Con el Yen debilitado los fabricantes piensan volver a producir los vehículos en Japón

La decisión de Fuji Heavy para mantener la producción Crosstrek en Japón, y mientras el yen se debilita, hará que otros fabricantes puedan cambiar parte de su producción al país de origen

Como se sabe la mayoría de los automoviles japoneses que se venden en América del Norte, no están hechos en Japón. Pero con el debilitamiento del Yen, esto pudiera cambiar.

Esta semana el fabricante de Subaru, Fuji Heavy Industries, anuncio que ha descartado un plan para trasladar la producción del nuevo SUV XV Crosstrek a su planta de Estados Unidos, y en su lugar se fabricará en Japón.

Fuji Heavy, que normalmente fabrica localmente los automóviles en los mercados donde se venden, decidió hacer el nuevo vehículo en Japón debido a las limitaciones de capacidad en Indiana y el precio relativamente alto que tendrá el nuevo SUV, lo que hace que la producción en Japón sea más viable.

A pesar de que Toyota había anunciado que pondría fin a su acuerdo con Fuji Heavy para la producción de sedanes Camry en la planta de Indiana, liberando capacidad para los modelos de Subaru, no habría cambios para la construcción del nuevo SUV en Japón.

El precio del Crosstrek comienza en $25,000 para la edición limitada y poco menos de $30,000 para la versión híbrida, lo que lo posiciona casi en el mismo precio o mas de los que ya han entrado con exito a este segmento.

La compañía tenia planeado fabricar unos 65.000 XV Crosstrek al año en Lafayette, Indiana, pero en su lugar serán ensamblarlos en la planta de la prefectura de Gunma, al noroeste de Toki. Esta planeado comenzar la fabricación del Crosstrek en abril del 2017.

Un portavoz de Fuji Heavy dijo que no podía comentar sobre los planes de producción de vehículos individuales, pero dijo que no había ningún cambio en la estrategia general de la empresa de localización de la producción

El fabricante de automóviles ha logrado ventas récord en los Estados Unidos, con un avance del 21 por ciento en el año hasta noviembre, en comparación con el año anterior.

La decisión de Fuji Heavy para mantener la producción Crosstrek en Japón, y mientras el yen se debilita, hará que otros fabricantes de automóviles japoneses puedan cambiar parte de su producción al país de origen.

Desde mediados de octubre, el yen ha perdido alrededor del 11 por ciento frente al dólar estadounidense y ahora cotiza por encima de 120 por dólar, su nivel más bajo desde 2007.

Toyota está considerando mover la producción de algunos de los nuevos Camry desde su planta de Kentucky a Japón.

Carlos Ghosn, el CEO de Nissan dijo a la prensa que el fabricante de automóviles se aprovecharía del yen debilitado y volvería producir el Rogue SUV a una planta japonesa para la exportación a los Estados Unidos.

Sera que los fabricantes Japoneses volverán a su origen ?.

Esta por verse, por regulaciones y cuotas del mercado, se les haría muy difícil dejar las fabricas en América del Norte solo para ahorrar gastos.