Adiós Jan Brewer: se va gobernadora de Arizona

Legado antiinmigrante y un estado dividido

Adiós Jan Brewer: se va gobernadora de Arizona
Bajo su mandato mejoró la economía del estado que este año registró un superávit.
Foto: Fotos: Aurelia Ventura

El próximo 5 de enero termina el mandato de la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, que para muchos deja un legado de “racismo y discriminación” en contra de los inmigrantes mientras otros destacan su labor a la hora de enfrentar una de las peores crisis financieras del estado en los últimos años.

“Sin duda el legado de Brewer para nuestra comunidad será que impulsó una era de racismo, de discriminación, de antimexicanos, que nos tomará mucho tiempo limpiar y que nos quitó muchas posibilidades de progresar a los negocios”, dijo Raúl Aguirre, líder empresarial en la ciudad de Tucson, en el sur del estado.

Brewer, de 70 años, tomó las riendas del estado en enero de 2009 después de que la entonces gobernadora electa, Janet Napolitano, renunciara a su puesto para unirse al gabinete del presidente Barack Obama como secretaria de Seguridad Nacional.

La mandataria republicana , que previamente había fungido como secretaria de Estado, de inmediato destacó por su postura en contra de la inmigración indocumentada.

En 2010 ganó fama a nivel nacional al convertir con su firma en ley la controvertida legislación SB1070, la primera regulación en criminalizar la presencia de personas “sin papeles” en EEUU.

La aprobación de la SB1070, que convirtió al estado en “epicentro” del debate migratorio a nivel nacional, provocó múltiples protestas en todo el país y las críticas de organizaciones, grupos, negocios y artistas que iniciaron un boicot en su contra .

Brewer también dio su apoyo a iniciativas que terminaron con los programas de estudios mexicoamericanos en las escuelas públicas de esa misma ciudad.

“Creo que estos últimos años los perdimos en una lucha tonta en contra de políticos como Brewer, que su agenda política fue luchar en contra de nuestra comunidad por el miedo que tienen a nuestro crecimiento y que tomemos el control en los concilios y en las legislaturas”, dijo Aguirre.

Para activistas como Aguirre, el tema migratorio fue la “arma” política de Brewer, quien en 2010 fue reelecta en las urnas con el 55 por ciento de los votos a su favor.

También su influencia dentro del Partido Republicano creció sobre todo después que abiertamente desafiara al Gobierno Federal defendiendo lo que ella consideraba “los derechos” constitucionales de los estados.

Esta “guerra” de poder quedó patente cuando en 2012 Brewer firmó una orden ejecutiva por la que negaba licencias de conducir a los jóvenes indocumentados amparados bajo la Acción Diferida (DACA) anunciada por el propio presidente Obama.

Tras una larga lucha legal, que inclusive llegó hasta la Corte Suprema federal, los soñadores finalmente comenzaron a tener licencias en Arizona este mes.

http://www.laopinion.com