Ackman dona sus ganancias con Herbalife a los dreamers

El gestor da $10 millones a una fundación que provee con becas a estos estudiantes
Ackman dona sus ganancias con Herbalife a los dreamers
William Ackman, presidente y fundador de Pershing Square Capital Management.
Foto: Getty

William Ackman, presidente y fundador del hedge fund, Pershing Square Capital Management, financiará con $10 millones en los próximos cuatro años a TheDream.US, una organización que provee becas para dreamers que por su situación migratoria no pueden obtener ayudas universitarias destinadas a personas de bajos recursos. Esta cantidad es un adelanto sobre los beneficios que Ackman espera conseguir en su muy pública apuesta por la caída de Herbalife en Bolsa y en la que, obviamente, mantiene su confianza.

“Desde el principio me comprometí a donar el 100% de las ganancias que tuviera personalmente con la inversión y aunque aún las tengo que recibir he decidido que no quiero que la comunidad que más se ha visto afectada por esta empresa espere”, explicaba ayer Ackman a este diario. Este inversionista, que gestiona el dinero de otras personas con su fondo de alto riesgo, podría ganar personalmente entre $100 y $200 millones con esta estrategia de inversión.

Ackman ha acusado a Herbalife, la empresa de complementos nutricionales, de ser un esquema piramidal desde que en diciembre de 2012 anunció una apuesta a la baja de las acciones por valor de $1,000 millones de dólares.

No es la primera vez que hace una operación así. “Hace unos años hice otra apuesta a la baja —shorting— sobre MBIA, y nadie escuchaba lo que decía por que tenia intereses, iba a ganar dinero con su caída. Cuando uno hace un shorting, empiezan las sospechas”, admite. “Pero dije que donaría todos los beneficios que tuviera y la gente empezó a oírme”.

Ackman ganó $150 millones de dólares con aquella inversión con los que creó la Fundación Pershing Square. Esta ha donado 300 millones en los últimos cinco años.

Cuando hizo su apuesta bajista por Herbalife repitió el compromiso de donación y empezó con $25 millones para la investigar el cáncer.

“Pero en aquel momento, en 2012, no sabía quiénes eran las víctimas reales de Herbalife”, explica. “Estaba muy centrado en los elementos del esquema piramidal y aunque sabía que había perjudicados no comprendí el impacto hasta que vi cómo funcionaban los clubes de nutrición y el alto porcentaje de afectados entre los latinos. Al ver cuántos distribuidores son indocumentados entendí sus problemas”.

Ackman dice que conoció a los lideres de la organización Make the Road, visitó su centro en Queens y empezó a pensar en donar a la comunidad que él considera más directamente afectada. “Lo que me preguntaba era cómo hacerlo eficientemente”.

Don Graham, de la histó rica familia de editores de The Washington Post, le dio la respuesta cuando le llamó en noviembre para pedir ayuda para la organización que fundó, TheDrean.US. Ackman, que dice que el cimiento de su éxito es su educación, pensó que era el destino perfecto para su dinero.

Graham fue oportuno porque Ackman no ha visto los beneficios en la apuesta sobre Herbalife aún pero la situación está cambiando a su favor. El año pasado Herbalife perdió un 50% de su valor de cotización y en los últimos días un 20% más.

Este inversionista dice que los motivos son que la “evidencia de que es un esquema piramidal es abrumadora, los distribuidores están perdiendo la confianza y afecta a su capacidad para reclutar más distribuidores”. Además, recuerda que las ganancias de la empresa están por debajo de sus propias expectativas. “El negocio se está deteriorando”.

Ackman dice que no cree que haya ya inversionistas de alto perfil en Herbalife. El fondo de Soros vendió buena parte de sus acciones y “el único que queda es Carl Icahn pero tiene restricciones para salir porque está en el consejo de la empresa y sabe que si trata de vender la acción colapsará”. Este inversionista recuerda que Icahn hace un año defendía a Herbalife en la cadena CNBC con frecuencia “y ahora lleva meses callado con motivos”.

Ackman niega que esta donación sea una campaña para ganar favores. “No pedimos nada de vuelta, mi compromiso desde el primer día era donar el dinero”