Padres satisfechos con medida sobre celulares en las escuelas

La ciudad levantó la prohibición de los teléfonos en las escuelas públicas bajo ciertas condiciones
Padres satisfechos con medida sobre celulares en las escuelas
La canciller de Educación, Carmen Fariña, rechazó que los celulares sean una distracción para los estudiantes en las aulas.
Foto: Mariela Lombard / EDLP

@c_loboguerrero

NUEVA YORK — La ciudad levantó la prohibición de los teléfonos celulares en las escuelas públicas, una noticia que llenó de alegría a los padres, especialmente aquellos que debían pagar para que sus hijos guardaran los aparatos durante las horas escolares.

“Me produce tranquilidad el saber que mis hijos van a tener el celular con ellos al tiempo que ahorraré dinero”, expresó la mexicana Ángela Martínez, madre de dos adolescentes de 15 y 16 años, que estudian en una secundaria del Alto Manhattan.

Bajo las nuevas regulaciones, se eliminan los teléfonos celulares y aparatos electrónicos de comunicación de la lista de artículos prohibidos en los planteles. También se le permitirá al principal consultar con los Equipos de Liderazgo Escolar, para desarrollar una política respecto a estos aparatos que se adapte a las necesidades de sus estudiantes, familias y educadores

La nueva regulación cubre a 1.1 millón de estudiantes que componen el sistema educativo más grande de la nación. Con el cambio, los padres podrán estar en contacto con sus hijos, especialmente antes y después de la escuela. La prohibición entró en vigor, en 2006, en la mayoría de las escuelas que tienen instalados detectores de metales, en comunidades de bajos ingresos.

“El levantamiento de la prohibición respeta a las familias y va a terminar la aplicación desigual que ha penalizado a los estudiantes en muchas escuelas de alta necesidad”, argumentó el alcalde Bill de Blasio, quien anunció la medida junto a la canciller de Educación, Carmen Fariña, en la Escuela Superior de las Artes de Telecomunicaciones y Tecnología en Brooklyn.

Actualmente, la prohibición de los celulares no está siendo implementada de forma uniforme en los recintos escolares. Muchos de ellos incluso permiten que sean cargados por los estudiantes, a condición que no queden a la vista.

Otros alumnos pagan entre $1 a $2 diarios para poder dejarlos guardados en camiones dedicados expresamente a este negocio. En uno de ellos, ubicado en la escuela superior Washington Irving de Manhattan, bajo el nombre Pure Loyalty Electronic Devices, rehusaron comentar al respecto.

La reforma deberá ser aprobada por el Panel para Políticas Educativas en febrero, y sería puesta en marcha el 2 de marzo.

Con dicha decisión, De Blasio cumple una de sus promesas de campaña de finalizar con la veda, que fue implementada por su predecesor Michael Bloomberg.

Fariña desestimó comentarios de que los celulares podrían llegar a ser un tipo de distracción para los estudiantes. “No les será permitido usarlos dentro de las aulas, y espero que los padres no los llamen en horarios de clase”, recalcó.

Yoshua Vélez, estudiante de la Escuela de Arte en Brooklyn, dijo sentirse muy satisfecho con el cambio. “Está bien que uno pueda comunicarse con la familia, especialmente si uno se retrasa”.

– Permitir que se almacenen los celulares en mochilas o en un lugar designado durante el día escolar.

– Dejar que los celulares se utilicen durante el almuerzo o en las áreas designadas.

– Autorizar que los celulares se usen para fines de instrucción en algunas o todas las aulas.