Terror en París

Ataque contra la sede del semanario satírico francés «Charlie Hebdo» deja doce muertos. Identifican a los tres supuestos terroristas
Terror en París
De izq. a der., el caricaturista galo Bernard Verlhac "Tignous"; el director de "Charlie Hebdo", Stéphane Charbonnier "Charb"; el caricaturista francés Georges Wolinski y el también caricaturista Cabu.
Foto: efe.

París

Los tres presuntos autores del atentado contra el semanario satírico “Charlie Hebdo”, que ayer se cobró la vida de doce personas fueron ya identificados, según varios medios franceses.

La web del diario “Metronews” explicaba que los sospechosos son tres hombres de 34, 32 y 18 años con antecedentes por cooperar con redes yihadistas.

De acuerdo con este medio, se trataría de los hermanos Said K. y Chérif K. de nacionalidad francesa, mientras que el más joven respondería al nombre de Hamyd M., aunque se desconoce su nacionalidad.

Este último estaba inscrito el año pasado en un instituto de secundaria en Reims (norte de Francia), según estas informaciones, que no habían sido confirmadas oficialmente al cierre de esta edición.

Chérif K. fue juzgado en 2005 por formar parte de una célula de envío de yihadistas a Irak que habría reclutado a una decena de jóvenes para ir a combatir a Irak entre 2003 y 2005.

El Gobierno francés ha elevado al nivel máximo la alerta antiterrorista y ha movilizado a más de 3,000 miembros de las fuerzas de seguridad en la operación de busca y captura de los autores del atentado.

Entretanto, Francia vive horas de angustia y conmoción tras sufrir el peor atentado en su territorio en más de medio siglo con la masacre perpetrada contra el semanario satírico “Charlie Hebdo”, en la que ayer murieron doce personas y otras once resultaron heridas.

Los periodistas y dibujantes de la revista eran conscientes de vivir bajo la amenaza de los integristas islámicos tras haber difundido caricaturas del profeta Mahoma, pero pese a ello nunca habían cejado en su defensa de la libertad de expresión.

Poco después de las 11:30 a.m. de ayer, su lucha acababa en un baño de sangre sin parangón en Francia desde la guerra de Argelia (1954-1962).

Los hombres fuertemente armados irrumpieron en la sede del semanario, en el este de París. Tras matar a una persona en el exterior, se dirigieron a la segunda planta, donde se celebraba el consejo de redacción para preparar el próximo número, y allí asesinaron a sangre fría a ocho periodistas, un invitado y un policía que ejercía de escolta para uno de los responsables de la revista.

Entre los fallecidos, a falta de confirmación oficial, el director del semanario, Stéphane Charbonnier, “Charb”, y tres dibujantes del semanario, tres verdaderas leyendas de la ilustración satírica en Francia: Jean Cabut, “Cabu”, Bernard Verlhac, “Tignous”, y Georges Wolinski.

Los asesinos gritaban “Allahu akbar” (“Dios es el más grande”) y decían “vengar al profeta” (Mahoma) al tiempo que cometían sus crímenes.

Las autoridades han decretado el refuerzo del plan de seguridad hasta el nivel máximo, el de alerta por atentado, y se han lanzado a la búsqueda frenética de los agresores, para lo que han pedido la colaboración ciudadana.

Ayer, miles de franceses habían tomado de forma espontánea las plazas de las ciudades del país, convocados a través de las redes sociales, y agrupados en torno a un mensaje unánime: “Je suis Charlie” (“Yo soy Charlie”). La protesta de París tuvo lugar en un silencio escrupuloso, roto de forma esporádica por el llanto de algunas personas