Los negocios de barrios son cosa de inmigrantes

Los latinos nacidos en el exterior controlan el 20% de las tiendas y servicios
Los negocios de  barrios son cosa de inmigrantes
La mayor parte de los negocios de barrio tienen entre 11 y 49 empleados.
Foto: archivo

Los inmigrantes tienen mayor espíritu empresarial que el resto de los estadounidenses y el lugar donde mejor se refleja esto es en lo que el Fiscal Policy Institute llama “Main Street”, es decir en las tiendas y servicios “que son la columna vertebral de los vecindarios del país”.

Aunque los inmigrantes son el 16% de los trabajadores a nivel nacional “y el 18% de los dueños de empresas, representan el 28% de los negocios de Main Street”, según un informe de este Instituto que se hace público hoy. Por ejemplo, los datos que maneja el Fiscal Policy Institute revelan que hasta el 61% de las gasolineras están en manos de inmigrantes.

Menos sorprendente para los habitantes de muchas ciudades es constatar que los inmigrantes controlan el 58% de los negocios de limpieza de ropa en seco, el 53% de las tiendas de alimentación, el 45% de los salones de uñas o el 38% de los restaurantes.

La mayor parte de estos negocios son de tamaño medio y emplean entre 11 y 49 empleados.

Aunque los latinos y sus descendientes tienen un fuerte espíritu empresarial este no está tan presente en Main Street como el de los blancos y los asiáticos que poseen la mayoría de estos negocios. Con todo, los latinos nacidos fuera de EEUU controlan el 20% de las empresas de bienes y servicios de los barrios y, particularmente, el 10% de todos este tipo de empresarios es mexicano.

El Instituto señala que estos negocios suelen tener bajo margen de ganancias pero estas y su actividad comercial son motores de revitalización de barrios en grandes ciudades además de creadores de empleo.

Para este centro de estudios es importante fortalecer y animar la labor de estos empresarios porque son “activos para la ciudad en las que se instalan y cuando estos activos se infrautilizan la economía local pierde”.

Por ello recomiendan que se creen oficinas del gobierno para responder a los problemas de la integración de los inmigrantes, se provea a los empresarios de entrenamientos y servicios con programas abiertos a todos y que se creen herramientas innovadoras de financiación. Desde este centro se aconseja reforzar el papel de las incubadoras de empresa y que las administraciones mejoren y aclaren los procesos administrativos y de licencias.