Inicia la nueva era comercial entre EEUU y Cuba

A partir del viernes se facilita un aumento de los viajes autorizados en 12 categorías, del envío de remesas, intercambio de comercio, entre otras relajaciones

Inicia la nueva era comercial entre EEUU y Cuba
EEUU abandona más de 50 años de aislamiento y escribe un nuevo capítulo.
Foto: EFE

Washington.- Los estadounidenses que quieran hacer turismo en Cuba tendrán que esperar a que el Congreso se los permita algún día, pero a partir de este viernes la Administración Obama pondrá en vigor una serie de medidas para normalizar las relaciones con la isla.

Con estos cambios, anunciados por el presidente Barack Obama el pasado 17 de diciembre para flexibilizar el embargo de 1962, EEUU abandona más de 50 años de aislamiento y escribe un nuevo capítulo en su turbulenta relación con Cuba, con miras hacia la eventual apertura de embajadas en ambas capitales.

Funcionarios de alto rango de la Administración Obama delinearon los cambios regulatorios, que entrarán en vigor este viernes tras su publicación en el diario oficial del gobierno (Federal Register).

Estas medidas, afirmaron, facilitarán un aumento de los viajes autorizados en 12 categorías, del envío de remesas, del intercambio de comercio y del flujo de información entre ambos países, con la idea de promover un cambio democrático y el respeto a los derechos humanos en Cuba.

LEA ADEMÁS:

Desde mañana será más fácil viajar a Cuba

Cubanow aplaude relajación de viajes a la isla

Obama, Cuba y la larga era bolivariana

Política de Obama sobre Cuba mira hacia el futuro

En la actualidad, unos 90,000 estadounidenses viajan a Cuba cada año por asuntos académicos, culturales, comerciales, y esa cifra podría triplicarse este año. Esto no incluye a los centenares de miles de cubanoamericanos que visitan a sus familias cada año.

Los funcionarios dejaron en claro que sólo el Congreso puede eliminar el embargo –un vestigio de la Guerra Fría– y aprobar leyes para que los estadounidenses en general puedan viajar libremente a Cuba.

La puesta en marcha de los cambios causó la predecible ira de algunos líderes del Congreso, en particular de los cubanoamericanos.

Pese a que compañías en sus distritos se beneficiarán de la apertura del espacio político, los legisladores republicanos de Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart, asi como el senador republicano Marco Rubio, también de ese estado, y su colega demócrata, por Nueva Jersey, Bob Menéndez, se manifestaron en contra.

Esta es una ganancia para el régimen castrista que la usará para financiar su represión contra cubanos, así como sus actividades contra los intereses nacionales de EEUU en América Latina y otros sitios”, advirtió Rubio, quien nuevamente cuestionó la autoridad legal de Obama para hacer estos cambios.

Pero, a juzgar por las reacciones del empresariado, grupos no gubernamentales y la opinión pública en general, los partidarios del embargo contra Cuba están cada vez más aislados.

El presidente de la Cámara de Comercio de EEUU, Thomas Donahue, considera que las empresas estadounidenses tendrán “extraordinarias oportunidades” para responder a la demanda de sus productos, incluyendo vehículos, computadoras, celulares y demás equipos de comunicaciones.

Donahue, quien viajó a Cuba en 2014, cree que los beneficios superan los riesgos, y basta ver que países rivales, como Rusia y China, están ampliando su comercio con la isla.

Los sectores agrícola, farmacéutico y de telecomunicaciones, tienen un voraz apetito por ampliar su espacio en un mercado de 11 millones de consumidores, y figuran entre los principales beneficiados por estos cambios.

En 2013, tan solo el sector agrícola registró ventas por unos $350 millones a Cuba, aunque en 2008, antes de la recesión, fue superior a los $710 millones, según el Concejo Económico y de Comercio EEUU-Cuba.

“Estos cambios regulatorios representan un enorme paso para quitar de en medio a las burocracias gubernamentales y permitir que los individuos sean los catalizadores de un cambio significativo en Cuba”, dijo Ric Herrero, director ejecutivo del grupo CubaNow.

Según Herrero, estos cambios ya están surtiendo efecto, tras la puesta en libertad de 53 prisioneros políticos en la isla, algo que no habían conseguido las sanciones en vigor desde hace más de medio siglo.